La semana pasada se dio a conocer que empresa local Metalúrgica Calviño S.A. firmó un acuerdo de alianza estratégica con la española GRI Renewable Industries, división industrial eólica de Corporación Acek, para comenzar a construir 300 torres eólicas al año en el Centro Industrial que Calviño posee en Florencio Varela, provincia de Buenos Aires.

De acuerdo a cálculos del mercado, en Argentina podrían instalarse un mínimo de 5.000 MW de energía eólica de cara al año 2025. Es la intención del Gobierno con vistas al mandato de la Ley 27.191, que establece que para fines de ese año el 20 por ciento de la matriz eléctrica deberá estar compuesta por energías renovables.

Según Erico Spinadel, presidente de la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE), acuerdos como el celebrado entre GRI y Calviño podrán empezar a darse con mayor frecuencia en el país: “hay muchas grandes firmas con interés de instalarse acá y trabajar en conjunto con empresas Argentinas”, asegura a Energía Estratégica.

El experto señala que se trata de “una idea generalizada” de los grandes players internacionales.

Spinadel confía que la Asociación recibe a diario a directivos de poderosas compañías que tienen grandes expectativas sobre la Ronda 2.0 del Programa RenovAr, anunciada para el próximo mes de agosto. “Hay más actores interesados, no simplemente por curiosidad –como sucedía en la Ronda 1.0- sino con el afán de participar activamente”, destaca.

Consultado sobre lo que puede esperar el sector en cuanto a cantidad de ofertas de proyectos en la compulsa que se viene, el especialista calcula que “se presentarán más de 1 GW”.

En cuanto a precios, Spinadel estima que serán “levemente más altos” que los 53 dólares promedio por MWh que resultaron en la Ronda 1.5.

Lea también: «Adjudicaron 1.109 MW en la primera Ronda del Programa RenovAr y anunciaron el lanzamiento de una pronta licitación ‘Ronda 1.5’»

No obstante, el titular de la AAEE advierte que mucho de los inversores y grandes players están atentos a lo que sucederá en las elecciones de medio término que se celebrarán el próximo 22 de octubre.

Explica que una derrota del oficialismo podría repercutir no sólo en la cantidad de proyectos que puedan llegar a presentarse en la Ronda 2.0 sino también en el precio a ofertar. “Una cosa es que el llamado –a ofertas- cierre después de las elecciones y otra es que cierre antes de las elecciones”, indica Spinadel.