Según consignó anteayer la agencia de noticias Télam, el Ministerio de Energía y Minería y la compañía que administra el mercado eléctrico, CAMMESA, estarán convocando a adjudicatarios de proyectos de energías renovables de la Ronda 1.5 del Programa RenovAr a firmar contratos de licitación la semana que viene.

Aún restan firmarse acuerdos por 14 emprendimientos eólicos y solares sobre 30 que resultaron ganadores en ese certamen. No obstante, según pudo saber Energía Estratégica, por lo menos la mitad de esos proyectos no estarán dispuestos a rubricar contratos la próxima semana.

La causa tiene que ver con que la Resolución Conjunta 123/2016 y 313/2016 de los Ministerios de Energía y Producción, publicada ya hace casi un año -el 11 de julio del año pasado-, la cual establece qué se considera como componente nacional y qué no. Para determinarlo fija un esquema sobre todas las tecnologías de energías renovables, el problema es que la ecuación no reconoce a ninguna de las plantas fotovoltaicas locales como fabricantes de contenido nacional.

Este inconveniente ya fue relevado. Está siendo reportado por adjudicatarios de proyectos desde enero de este año, pero aún no hubo enmendaciones.

Es verdad que las plantas locales son importadoras de insumos que no se fabrican en el país para producir módulos fotovoltaicos, pero a lo que apuntan los industriales es que el Gobierno nacional vaya reconociendo como componente nacional a la producción actual y que comience a demandar paulatinamente planes de inversión que exijan el reemplazo de tales insumos traídos del exterior.

Lea también: «El Gobierno terminaría la próxima semana de firmar los contratos de energías renovables»

De hecho el INTI, organismo encargado de velar por el porcentaje de contenido nacional declarado de los proyectos del Programa RenovAr, está tomando cartas en el asunto y ya presentó un plan -similar al que aplicó Brasil para su industria- en estos términos.

Según pudo averiguar este portal, el próximo viernes se publicaría una resolución en Boletín Oficial estableciendo las modificaciones que se plantean.

Entre los proyectos más comprometidos en esta situación se encuentran los adjudicados en la Provincia de Mendoza.

Es que la Empresa Mendocina de Energía (EMESA), SAPEM controlada por el Gobierno provincial, se comprometió a integrar más de un 80 por ciento de contenido nacional en cada uno de sus 6 proyectos solares fotovoltaicos adjudicados – por un total de 93.73 MW.

El plan de Mendoza es redondo. Según declaró a este medio Emilio Guiñazú, subsecretario de Energía y Minería de Mendoza y presidente de EMESA, existen sendos acuerdos con una importante empresa de peso internacional canadiense  para que la firma instale una fábrica de paneles fotovoltaicos en la provincia.

La idea es que la planta, una vez montada, en principio produzca los paneles que se requerirán para los parques solares mendocinos, aportado a la cadena de valor fotovoltaica local y generando puestos de empleo. Cabe recordar que las centrales solares mendocinas tienen un plazo de ejecución de 900 días hábiles una vez firmados los contratos de abastecimiento de energía (PPA).

Lea también: «Objetivo oficial de Mendoza: inaugurar en 2018 su fábrica de paneles fotovoltaicos»

Altos funcionarios de Mendoza confiaron a Energía Estratégica que tiene expectativas de que el Gobierno nacional destrabe este asunto en los próximos días. De ser así, EMESA deberá reformar la Sociedad de Propósito Específico que presentó en el plan RenovAr, lo que demorará la firma de los contratos alrededor de 2 semanas.

De no mediar inconvenientes, todos los contratos de la Ronda 1.5 estarán firmados en el transcurso de este mes.