Jorge Gvozdenovich, profesional del INTA Paraná, será el responsable de coordinar el trabajo que releve la cantidad de biomasa que hay en el territorio entrerriano. “La idea es relevar qué cantidad de biomasa hay disponible, que se pueda utilizar como forma de energía alternativa y que se pueda establecer un equilibrio entre la energía y el medio ambiente”, explicó el profesional.

Uno de los objetivos del Programa es evaluar los recursos disponibles de biomasa para la generación de energía aplicando la metodología “Mapeo de Oferta y Demanda Integrada de Biomasa para Energía” (WISDOM, por sus siglas en inglés). “Es mucho lo que hay que relevar, las fuentes están desperdigadas por todos lados. Forestación. Residuos agrícolas de cosechas. Aserraderos. Subproductos. Desechos de verduras. De granjas avícolas y de cerdos. Tambos. Todos esos elementos son fuente de energía” explicó Gvozdenovich.

Lea también: «Los mapas eólico y solar de Entre Ríos con gráficos, datos y proyecciones»

“Es un proyecto para la Promoción de la energía derivada de la biomasa. Energética y renovable. La idea de impulsar este tipo de energías es cambiar de alguna manera la matriz energética, para eso se lanzó este proyecto. Se piensa generar 400 megas térmicos y 400 megas eléctricos de energía a partir de la biomasa. Conformamos un equipo de trabajo que realizamos el mapeo de la biomasa a nivel nacional. Buscamos una mayor precisión de los datos que existen y de la resolución de los mapas que creamos donde especificamos dónde y canta biomasa existe, Biomasa seca y húmeda”, comentó Guillermo Parodi, Consultor de la FAO para el proyecto PROBIOMASA.