A principio de mes, el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) de Río Negro publicó la Resolución 64, que permite a los usuarios particulares inyectar energía limpia a la red eléctrica de baja tensión, mecanismo conocido como generación distribuida mediante energías renovables.

En principio, la regulación operará por un sistema de facturación de Balance Neto, donde se contrasta el valor monetario de la energía generada frente a la consumida. En el Sub Anexo IV de la resolución del EPRE pueden apreciarse más precisiones al respecto.

En diálogo con Energía Estratégica, María del Carmen Rubio, una de las redactoras de la propuesta, quien es Directora de Evaluación de Proyectos y Regulación de la Secretaria de Energía de Río Negro, cuenta que en estos momentos un equipo de técnicos de la dependencia conducida por Sebastián Caldiero se está reuniendo con legisladores para impulsar un proyecto de Ley que promueva incentivos para la generación distribuida.

Rubio comenta que hasta el momento no hay definiciones concretas sobre tales beneficios pero adelanta que se analiza promover un mecanismo de tarifa diferencial, donde el precio por KWh sea ponderado de manera tal que el usuario pueda amortizar con mayor rapidez el gasto por la compra de su fuente de energía renovable.

Además, revela que está en evaluación realizar descuentos en los impuestos provinciales a los usuarios que decidan transformarse en ‘prosumidores’, es decir, no sólo consumidores sino también generadores.

En tanto, la disposición del EPRE será publicada en los próximos días en el Boletín Oficial de Río Negro. “La idea principal de esta resolución fue instrumentar todas las cuestiones técnicas: instalaciones, equipamientos, protecciones, entre otras cuestiones”, precisa Rubio.

Lea también: «Cómo piensa el Ministerio regular la Generación Distribuida con renovables»

Consultada sobre la complejidad en la conexión de sistemas de este estilo en baja tensión, la Ingeniera Industrial cuenta que se trata de “sistemas muy francos, mucho más sencillos de lo que imaginamos”. Pero advierte: “lo que pasa es que se requiere determinado nivel de protecciones para asegurar que la energía inyectada en un punto de la red determinado no perjudique al resto de los contribuyentes”.

La especialista detalla que el sistema de redes, en principio, admitiría un cierto número de conexiones, pero alerta que de haber una escalada de proyectos de energía renovable podría ocasionar inconvenientes en el sistema actual. “Desconozco el estado de las líneas del resto de las provincias, pero en Río Negro habrá que ejecutar inversiones importantes para evitar problemas a futuro”, indica Rubio.

En suma, Río Negro se transforma en la quinta provincia del país en contar con un marco regulatorio de generación distribuida, después de Santa Fe, Salta, Mendoza y Entre Ríos.