En abril de 2017, la Provincia de Río Negro aprobó la Resolución 64/17, diseñada por el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) en consenso con las distribuidoras eléctricas de la provincia y sectores privados, con el objetivo de fijar aspectos técnicos y comerciales que permitan a usuarios particulares utilizar equipos de energías renovables y volcar sus excedentes a la red.

Oficialmente, el primer (¿y único?) usuario conectado bajo este sistema se dedica a la comercialización de paneles solares. Está ubicado sobre el área de cobertura de la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB) y tiene instalado un equipo fotovoltaico de 2.500 watts.

Luego de siete reuniones que llevó adelante la Comisión de Estudio Permanente, creada por la Secretaría de Energía de Río Negro para que los actores involucrados brinden sus puntos de vista, finalmente el EPRE publicó días atrás la Resolución 063 25.960 (Descargar) para esclarecer puntos que frenaban el desarrollo de la generación distribuida.

¿Despegará el mercado? Es la expectativa de los empresarios de la región. En concreto, la normativa especifica importantes aspectos técnicos, comerciales, tarifarios y de facturación, detallados en los anexos.

En resumen, la Disposición oficial determina un modelo de contrato, aclara la necesidad de cobrar un canon por el uso de la red, plantea requisitos técnicos para la instalación de los equipos y establece modificaciones en las condiciones de facturación (tarifas).

Por citar un ejemplo, establece que los equipos que se intenten conectar no podrán tener una antigüedad mayor a tres años, salvo autorización del EPRE, con previo dictamen favorable de la distribuidora o comisión de estudios permanentes.

Lea también: «Río Negro reglamentó generación distribuida con energías renovables»

Hasta entonces, el Gerente Comercial Fernando Sánchez de Edersa, la distribuidora más importante de la provincia, con más de 200 mil clientes, aseguró a Energía Estratégica que “Edersa no ha rechazado solicitudes de conexión».

En tanto, Sánchez confió que «a medida que se resuelvan cuestiones tarifarias y de contratos se van a poder concetar las instalaciones”. Formalmente, completando toda la documentación, el responsable de la distribuidora más importante de la zona indica que se recibieron tres solicitudes de usuarios de la región.

Luego de un año de falsas expectativas, los empresarios del sector esperan ahora concretar las operaciones. “Hay un gran interés de usuarios por utilizar sistemas renovables pero siempre hay trabas que hacen que sea imposible. Estamos vendiendo paneles solares pero sin conectar a la red, desperdiciando energía”, cuestionó un comercializador de la región.

La expectativa es que con esta nueva legislación se destrabe la situación y despegue la generación distribuida mediante fuentes renovables. El potencial es tanto para la energía eólica y solar.

Comisión de estudio

La Secretaría de Energía creó la Comisión de Estudio Permanente para seguir debatiendo cuestiones vinculadas a la generación distribuida. Participan: el EPRE; Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB), académicos de la Universidad del Comahue y de Flores, entre otros representantes de Gobierno.

“En estas audiencias, se fueron estudiando las presentaciones que EDERSA fue recibiendo, que fueron cuatro, y fuimos avanzando en las adecuaciones que tenían que hacer en el pilar de medición los usuarios, la seguridad de las conexiones, en la formalización del contrato de medición”, valoró Sánchez.

¿Marco regulatorio propio o adhesión?

El Gobierno está analizando la adhesión a la Ley nacional de generación distribuida, aprobada en diciembre del año pasado, en las vísperas de su reglamentación. “No está definido qué actitud tomar”, informó una fuente de Gobierno de Río Negro que prefirió no ser citada en la nota.