Río Negro avanza en el desarrollo de la generación distribuida y está próxima a sobrepasar los cincuenta usuarios con capacidad de autoabastecerse (UGER) y acumular una potencia instalada de 300 kWp. 

Esta información surge a través de una entrevista realizada por Energía Estratégica al Ingeniero Agustín Vidal, responsable del área técnica del Ente Provincial Regulador de la Electricidad de Río Negro. 

Hoy en día hay cuarenta y seis usuarios generadores (250 kWp de potencia instalada), de los cuales, según comentó el especialista, “hay treinta en la Empresa de Energía de Río Negro SA (EdERSA), quince en la Cooperativa de Electricidad Bariloche Ltda. (CEB). y uno en la Cooperativa de Electricidad y Anexos de Río Colorado Ltda. (Cearc)”. 

Agustín Vidal, responsable del área técnica del EPRE

A esta cantidad se debe agregar que se espera que se lleven adelante otros diez proyectos que sumarán una potencia de 50 kWp, con el cual alcanzaría más del 6% de la generación distribuida conectada a la red que hay en el país. 

“De esos diez, cuatro corresponden a la categoría T2 en baja tensión, con lo cual vemos que hay un crecimiento sostenido en esta temática. (…) Y si uno mira la evolución 2017 al 2021, para 2020 realmente hubo una gran cantidad de nuevos proyectos y conexiones en esta nueva modalidad que toma el usuario”, explicó Vidal.

Por otro lado, poco tiempo atrás también se habilitó al primer UGER en media tensión. Ante ello, el responsable del área técnica del EPRE reconoció que “ha sido un punto importante porque representa un gran usuario que se dedica a la actividad agropecuaria en el Valle Medio y decidió llevar adelante la implementación de generación distribuida e instaló una potencia de 72 kWp inversores bifásicos y paneles fotovoltaicos”.  

Y si bien es un caso inédito en media tensión dentro de la provincia, aún se encuentran a la espera de que aparezca otro usuario de dicha índole, pero con mira positiva ya que “existe la reglamentación y todo articulado para llevarlo adelante”. 

Una de las cuestiones que también resuenan en el sector en relación a la generación distribuida es la actualización de los Certificados de Crédito Fiscal (CCF). Y si bien Vidal cree que “eso apunta principalmente a las grandes empresas”, también opina que “todo lo que sea financiar, no sólo desde el punto de vista de dar créditos, será siempre bienvenido”. 

En relación a ello, puso a discusión el impuesto al valor agregado (IVA), “sobre todo en inversores y materiales”, dado que dado que, bajo su mirada, “si se redujera el porcentaje, iría directamente hacia el usuario como beneficio, haría más competitiva a esta actividad e incluiría a la masividad”.  

Sin embargo, remarcó que “es crucial verificar la condición de calidad y seguridad en todo el equipamiento que se instala a través de los usuarios y que se conecta a la red en paralelo de las distribuidoras”.