21 de enero 2016

Defensores y detractores en el debate sobre la construcción de las hidroeléctricas en Santa Cruz

Frente a todo tipo de comentarios que se vienen vertiendo sobre la construcción de los dos aprovechamientos hidroeléctricos a emplazar sobre el río Santa Cruz: Pte. Néstor Kirchner (ex Cóndor Cliff) y Gdor. Jorge Cepernic (ex La Barrancosa), provincia de Santa Cruz, en razón por un lado de no haber participado profesionalmente en ninguna de […]

Frente a todo tipo de comentarios que se vienen vertiendo sobre la construcción de los dos aprovechamientos hidroeléctricos a emplazar sobre el río Santa Cruz: Pte. Néstor Kirchner (ex Cóndor Cliff) y Gdor. Jorge Cepernic (ex La Barrancosa), provincia de Santa Cruz, en razón por un lado de no haber participado profesionalmente en ninguna de las etapas de estos proyectos ni en las gestiones de adjudicación de las obras, y por el otro en haberme constituido en un impulsor del aprovechamiento de la energía hidroeléctrica en Argentina, es que me siento en la necesidad de emitir opinión al respecto, motivo del presente artículo.

Antes que nada cabe mencionar que los primeros estudios para el aprovechamiento hidroeléctrico integral del río Santa Cruz fueron desarrollados a partir de la década del ’80 del siglo pasado. Gran parte de los mismos fueron realizados con participación de profesionales argentinos y financiación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es decir la explotación de este recurso hídrico fue siempre un anhelo del Estado nacional y de la provincia de Santa Cruz. Sin embargo, la concreción de los proyectos hidroeléctricos fue quedando sistemáticamente relegada por el alejamiento de estas obras respecto de los grandes centros de consumo de energía eléctrica.

El río Santa Cruz, cuyo caudal medio anual es de 700 m3/s, es por su magnitud el segundo río en importancia entre los de curso exclusivamente dentro del país. En razón de ello constituye una muy importante fuente energética, que viene a sumarse a los ríos que ya tienen un alto grado de aprovechamiento y que le permitieron a la Argentina un elevado grado de utilización de la energía hidráulica en generación eléctrica a partir de la década del ’60 del siglo pasado.

Vale citar que varias instituciones argentinas vinculadas a la temática vienen manifestando desde hace tiempo la importancia del empleo de las energías renovables en especial, y de la energía hidroeléctrica en particular, como forma adecuada para alcanzar una matriz eléctrica más equilibrada, apuntando a depender cada vez menos de los hidrocarburos para contribuir así a la mitigación de los cambios en los sistemas climáticos.

Por caso el Instituto Argentino de la Energía Gral. Mosconi expresó oportunamente ([1]): “Tenemos el pleno convencimiento de que el aprovechamiento del río Santa Cruz es adecuado y constituye un viejo proyecto que tuvo varias etapas de estudios impulsados por la desaparecida empresa nacional Agua y Energía Eléctrica. Los aprovechamientos hidroeléctricos Néstor Kirchner y Jorge Cepernic son plantas concebidas para operar dentro del sistema interconectado nacional».

Llama la atención entonces el énfasis que se ha puesto últimamente en los medios periodísticos sobre la inconveniencia de seguir adelante con la construcción de estas dos obras, inclusive haciendo hincapié a comentarios del Presidente de la Nación, Mauricio Macri, quien habría mencionado ([2]): «Hicimos un estudio y vimos que las represas están en el puesto número 20 entre las mejores formas de conseguir energía. Es decir, antes hay 19 opciones más viables, limpias y económicas». Y remató: «Vamos a intentar pararlas». La frase del mandatario fue motivada luego de que, en una reunión con representantes de organizaciones ambientalistas, le manifestaron su rechazo al proyecto. Alguien recordó, inclusive, que los respectivos estudios de impacto ambiental se habrían aprobado de manera irregular.

Al respecto el Comité Argentino de Presas, a través de su Presidente, Enrique Blasco, manifestó que veía con preocupación la posibilidad de que el Presidente Macri dé fin a los contratos ([3]); no obstante éste consideró que se trataría de una declaración extraoficial y confió en que se recapacite sobre la construcción de las obras que significarán para el país el aporte de una potencia instalada de 1.740 MW, una energía media de 5.300 GWh anuales (para comparación de magnitudes, las dos mayores centrales hidroeléctricas de la Patagonia: El Chocón y Piedra del Águila disponen en conjunto de una potencia instalada de 2.600 MW y generan una energía media de 7.564 GWh anuales).

Ante la referida expresión del Presidente Macri puede afirmarse contrariamente y sin temor a equivocarse que, todos los emprendimientos hidroeléctricos, de pequeño o gran porte, de pasada o de almacenamiento, se encuadran dentro de las energías renovables por aprovechar la energía del agua de los ríos sin reducir la cantidad del recurso.

Las centrales hidroeléctricas producen energía limpia proporcionando una reducción de gases de efecto invernadero que generan las tecnologías que emplean combustibles fósiles. Asimismo ofrecen gran flexibilidad operacional ya que pueden dar respuesta inmediata ante las fluctuaciones de la demanda de electricidad, por lo que constituyen el medio más eficiente y económico para dar soporte al empleo de fuentes intermitentes de energía renovable, como la solar o la eólica.

1) La cuestionada prioridad de ambos proyectos hidroeléctricos frente al orden de mérito asignado

Han aparecido comentarios respecto al orden de mérito de estas obras, como los de un editorial de un importante matutino ([4]) que expresó: “Debería revisarse el proyecto hidroeléctrico sobre el río Santa Cruz, pues encierra demasiados puntos oscuros y peligros ambientales” y más adelante continuó diciendo: desde el punto de vista de la planificación energética, el proyecto constituye un error grosero. La propia Secretaría de Energía difundió un estudio en el que analizó un inventario de 30 proyectos hidroeléctricos en todo el país, considerando criterios técnicos, ambientales y de comparación de costos y beneficios. La represa Cóndor Cliff (hoy Néstor Kirchner) se ubicó en el lugar 23°, y La Barrancosa (hoy Cepernic), en el lugar 25°”.

Es dable mencionar que el estudio de la Secretaría de Energía a que hace referencia el editorial antes referido data del año 2006 ([5]), este no tuvo en cuenta proyectos binacionales de significación como los que puede emprender el país conjuntamente con Brasil sobre el río Uruguay (aprovechamientos hidroeléctricos Garabí y Panambí), o conjuntamente con Paraguay sobre el río Paraná para la ampliación de la capacidad de generación del actual aprovechamiento hidroeléctrico Yacyretá o bien para concretar el relegado aprovechamiento hidroeléctrico Corpus Christi, o con Bolivia sobre el río Bermejo (aprovechamientos hidroeléctricos Las Pavas y Arrazayal). A su vez la mayoría de los proyectos incluidos en tal evaluación responden a concepciones y criterios de diseño desactualizados, merecen ser revisados críticamente y actualizados ya que pueden sufrir modificaciones en su diseño al tener que considerarse hoy aspectos tales como ([6]):

  • Disponibilidad de técnicas de investigación más modernas y confiables.
  • Nuevas técnicas de diseño y construcción de presas.
  • Mayor rigurosidad en la estimación del sismo de diseño.
  • Mayor rigurosidad para la estimación de las crecidas de diseño.
  • Mayores condicionantes de tipo ambiental y social para la ejecución de los proyectos.
  • Consecuencias de los impactos debidos a cambios en los sistemas climáticos.

Otro aspecto que se descuida cuando se hace referencia a la ubicación de los proyectos según un orden de mérito establecido es que las provincias argentinas son las titulares del dominio de los recursos naturales existentes dentro de sus territorios, en particular los recursos hídricos, razón por la cual el Estado nacional debe acordar con cada jurisdicción cuando intenta realizar una planificación para el desarrollo energético del país.

Puede ocurrir entonces que una jurisdicción provincial tenga una cierta planificación para su desarrollo territorial y socioeconómico y los planes del Estado nacional no sirvan a los intereses de la misma. Esto, por lo tanto, echa por tierra cualquier intento de ordenamiento de proyectos según sus méritos por más completa que sea la metodología de evaluación empleada, si no fue tenida en cuenta la opinión de cada una de las provincias involucradas.

2) Controversia suscitada sobre los impactos ambientales de ambos proyectos

Varias organizaciones ecologistas reclamaron que se detenga la construcción de las dos (re)presas en Santa Cruz, a fin de no afectar «de manera irreversible» la zona del glaciar Perito Moreno hasta tanto se garantice el «estricto cumplimiento de las leyes ambientales argentinas». Incluso, la Fundación Banco de Bosques interpuso una acción judicial ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación con ese objetivo, patrocinada por reconocidos constitucionalistas ([7]).

Por otra parte diferentes organizaciones ambientalistas expresaron en una solicitada ([8]): “Las dos (re)presas no sólo destruirán este río único sino que, en particular el embalse de la represa Néstor Kirchner genera, cuando menos, serias dudas respecto al impacto sobre la dinámica de los glaciares Perito Moreno, Upsala y Spegazzini, consagrados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sin estudio de impacto ambiental independiente y previo a la aprobación y comienzo de obra, sin audiencia pública y sin considerar alternativas con verdadero fundamento energético, se viola la Ley General del Ambiente (25.675), la Ley de Protección de Glaciares (26.639) y la Ley de Parques Nacionales (22.351)».

También otro artículo periodístico ([9]) afirmó entre otras cosas, que “según ambientalistas y especialistas, la hidroeléctrica podría provocar que la “ruptura” -el estruendoso espectáculo que vuelve único al glaciar- ya no vuelva a suceder”, o bien que “el nivel del agua del lago va a estar regulado por el funcionamiento de la represa y que en un día el nivel del agua podría subir o bajar con una diferencia entre 10 ó 15 centímetros. La oscilación puede producir una corriente en el frente del (glaciar) Perito (Moreno), que aceleraría la cantidad de pequeños derrumbes. El glaciar así tendrá dificultad para avanzar y tocar la costa de la Península de Magallanes y los grandes derrumbes de cada 4 u 8 años podrían no llegar a producirse”.

Es sabido que existen grupos opositores a la construcción de presas de embalse, fundamentalmente cuando estas obras incluyen la producción de energía hidroeléctrica entre los objetivos de tales proyectos. En contraposición, cuando se debate sobre los impactos no debe dejarse de apreciar los beneficios que tales proyectos brindan a la zona donde se implantan como ser: la creación de nuevas fuentes de mano de obra, el impulso al desarrollo socioeconómico local y regional, la recuperación de tierras ribereñas frecuentemente anegables, la posibilidad de atender necesidades de riego, de agua para consumo humano y para la industria, la continuidad de las vías navegables, el desarrollo del turismo y el esparcimiento, entre otros.

Por todo ello cuando se analizan estos proyectos deben considerarse tanto los impactos ambientales y sociales adversos como los favorables. Para ello es menester realizar los correspondientes estudios de evaluación de impacto ambiental (EIA) de acuerdo al estado del arte y a la normativa ambiental vigente en la respectiva jurisdicción.

Hoy en día se acepta que el fin que debe alcanzar cualquier proyecto de desarrollo es el de obtener una mejora del bienestar humano de un modo sustentable, sobre una base que sea viable económicamente, equitativa socialmente y sustentable ambientalmente. Entonces para que un proyecto sea aceptable la protección del medioambiente debe ser tan determinante como la seguridad de la presa, y por lo tanto debe ser analizada con el mismo nivel de importancia que se le asigna a la cuestión económica o la relativa a la ingeniería misma.

Entendiendo a la EIA de un aprovechamiento hidráulico de uso múltiple como un proceso de evaluación riguroso, coordinado interdisciplinaria e interjurisdiccionalmente, para detectar aspectos ambientales positivos y negativos, inducidos directa e indirectamente, esta resulta ser la herramienta adecuada para poder alcanzar una eficiente asignación de recursos y responsabilidades mediante estudios, acciones y medidas para mitigar o prevenir los impactos del proyecto.

Si el estudio no fue debidamente realizado aún deberá completarse cuanto antes para terminar con los planteos contrarios que se vienen realizando y conocer a su vez los planes de acción respectivos que sea menester ejecutar.

3) La operación de la presa Néstor Kirchner y el eventual impacto sobre el glaciar Perito Moreno

En el artículo periodístico ya citado (9) se afirmó que la obra hidroeléctrica podría provocar alteraciones en el frente del glaciar Perito Moreno, acelerando la cantidad de derrumbes.

Sobre este particular enfoque, que sirvió de argumento para seguir cuestionando el proyecto voy a resumir algunas consideraciones que elaboré en su oportunidad ([10]). En el citado documento expresé: “Que el glaciar no llegue a la península Magallanes (cerro Buenos Aires) encerrando al brazo Rico, hecho que da lugar a la formación del lago Rico, es más factible que se deba al retroceso que están teniendo todos los glaciares de la zona conocida como del “Hielo Continental”, lo concreto es el cambio registrado en los sistemas climáticos, por ejemplo se sabe que la temperatura media anual en zonas próximas ha aumentado considerablemente (por ej. en la ciudad de Río Gallegos la misma aumentó 2.5º C en el período 1931-1990.

Además otra evidencia del proceso de calentamiento lo observamos en el ascenso progresivo de la isoterma de 0º C , que refleja la ubicación de la línea de nieve en alta montaña, fiel reflejo de la reducción de áreas de acumulación nival en la cordillera de los Andes desde Cuyo hasta Tierra del Fuego.

El proceso futuro de un mayor derrumbe de los colosales bloques de hielo desde el frente del glaciar Perito Moreno interpreto se debería fundamentalmente al propio calentamiento del ambiente mencionado, teniendo mis dudas si la corriente de agua sobre la superficie del lago Argentino, en caso de producirse, pudiera influir sobre estos derrumbes.”

Una condición de proyecto de la presa Kirchner fue que el embalse formado por la misma no supere la máxima cota de oscilación del lago Argentino para así no generar interferencias con el natural comportamiento del lago mismo y sus glaciares, y que además la operación de este embalse garantice que su nivel acompañe las oscilaciones naturales del lago Argentino.

Los estudios hidrológicos fueron realizados, existiendo un documento técnico que puede consultarse en el Comité Argentino de Presas, donde figura toda la información relacionada con este requerimiento y las soluciones a las que arribaron los proyectistas ([11]).

Para comprender la complejidad del sistema hídrico estudiado, como dato significativo cabe mencionar que frente a eventos extraordinarios de rotura del glaciar, el lago Argentino creció del orden de 70 cm en un día. También fue considerado en los estudios que cuando ocurran simultáneamente vientos de magnitud, muy frecuentes en la región, la altura de ola que se forme afectará tanto al nivel extraordinario del lago Argentino como al del futuro embalse de la presa Kirchner.

En este estudio se tuvo en consideración en todo momento la existencia del glaciar Perito Moreno, evaluando cualquier tipo de restricción que fuera menester adoptar de modo de evitar generarle algún impacto al mismo. Asimismo el régimen del río con presencia de picos de caudal puntuales producidos por la rotura del glaciar obligó a los especialistas a introducir un análisis especial de los caudales que circulan por el mismo.

En resumen, afirmar que el embalse de la presa Kirchner puede afectar el normal funcionamiento del glaciar Perito Moreno parece por lo menos aventurado. Los que expresan ese cuestionamiento deberían consultar los estudios ya realizados y si la comunidad científica considera insuficiente la metodología empleada en lo hasta aquí analizado en relación a esta problemática, recién podrá plantearse la necesidad de una revisión de los estudios hidrológicos.

4) Necesidad de completar el proyecto

Considerando lo expresado en (1) por el IAE Gral. Mosconi cabe afirmar que la concepción del proyecto de ambas obras debe ser integral, y por lo tanto debe incluir como condición sine qua non el sistema de transmisión en extra alta tensión entre las centrales hidroeléctricas y los grandes centros de consumo.

En tal documento se expresa que el sistema de transmisión en 500 kV existente entre Choele Choel y Río Gallegos, construido en la última década y que pasa por la localidad de Piedrabuena, punto de vinculación con las centrales hidroeléctricas en cuestión, no puede evacuar la totalidad de la energía que será generada por las mismas.

Al respecto la ampliación de tal sistema aún no habría sido proyectado, el mismo tiene varias alternativas técnicas y hay que tener en cuenta que incidirán además otros proyectos de generación de la Patagonia como la central térmica a carbón de Río Turbio y la futura central térmica a gas a construir en la isla de Tierra del Fuego.

Citas

([1])  “POSICIÓN DEL INSTITUTO ARGENTINO DE LA ENERGÍA GRAL. MOSCONI SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DE LAS OBRAS HIDROELÉCTRICAS SOBRE EL RÍO SANTA CRUZ”, Buenos Aires, 10/03/2015.

([2]) “EL GOBIERNO ESTUDIA PARAR LA CONSTRUCCIÓN DE LAS REPRESAS EN SANTA CRUZ”, fuente: newsletter@inversorenergetico.com, 28/12/2015

([3]) “SECTOR HIDROELÉCTRICO CUESTIONA INTENCIÓN DEL GOBIERNO DE FRENAR PROYECTOS EN SANTA CRUZ”, fuente energiaestrategica.com, 30/12/2015

([4]) “DOS VERGONZOSAS REPRESAS”, Editorial del diario LA NACIÓN, Buenos Aires, 02/01/2016.

([5]) «EVALUACION EXPEDITIVA DE APROVECHAMIENTOS HIDROELECTRICOS»; EBISA, Secretaría de Energía de la Nación, Buenos Aires, Argentina, octubre, 2006.

([6]) “POTENCIAL Y DESARROLLO DEL SECTOR HIDROELÉCTRICO ARGENTINO”, G. Malinow, Buenos Aires, octubre, 2013.

([7]) MEDIDA CAUTELAR ANTE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA POR INCONSTITUCIONALIDAD DE LA LEY 26.854”, patrocinador: Fundación Banco de Bosques, octubre 2015.

([8]) “SALVEMOS EL RIO SANTA CRUZ, NO PONGAMOS EN RIESGO AL GLACIAR PERITO MORENO”, aval de quince ONG’s ambientalistas.

([9]) “GLACIAR EN RIESGO: UNA REPRESA AMENAZA AL PERITO MORENO”, diario Clarín, Buenos Aires, 26/10/2014.

([10]) “ALGUNOS COMENTARIOS SOBRE LA OPERACIÓN DE LA PRESA PTE. NÉSTOR                       KIRCHNER (EX CÓNDOR CLIFF) Y EL HIPOTÉTICO IMPACTO SOBRE EL GLACIAR PERITO MORENO, Guillermo Malinow, Buenos Aires, 27/10/2014.

([11])  “SISTEMA CÓNDOR CLIFF-LA BARRANCOSA: DISEÑO DE PRESAS Y OPERACIÓN DE EMBALSES AJUSTADOS POR CONDICIONANTES AMBIENTALES”, Reyna, Santiago et. al., Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Universidad Nacional de Córdoba, VI Congreso Argentino de Presas y Aprovechamientos Hidroeléctricos, Neuquén, noviembre, 2010.

16 Comentarios

  1. Guillermo Gallo Mendoza

    EXCELENTE SÍNTESIS DEL ING. MALINOW. FALTAN REFERENCIAS AL PROYECTO DE RIEGO DE ALREDEDOR DE SESENTA MIL HECTÁREAS.

    Responder
  2. Pablo Brainovich

    Se podría agregar a todo lo expuesto por el Ing. Malinow, en favor de la prosecución de la obra, que la misma ya fue iniciada y estimo, un gran gasto también ya fue realizado.

    Responder
  3. René Galiano

    Coincido plenamente en que hay que revisar esos proyectos con las herramientas más actualizadas.No va a ser la primera vez que nos encontramos con errores de diseño, cuyas consecuencias deben se disimuladas para no provocaralarma social y que demandan reparaciones costosisimas. En segundo lugar, convocar a organismos independientes para hacer una revisión y eventual reajuste de los EIA, ya que tenemos sobrados ejemplos de estudios «tendenciosos» justificando todo, y nos damos cuenta cuando ya es tarde, cuando el escenario dejó de ser sustentable.
    Son realmente obras de usos múltiples, o solo para generar electricidad? Si hay obra de riego, como dice mi querido amigo Gallo Mendoza, tal vez valga la pena tanto o más que lo que puedan generar con el módulo descripto. Y tercero, si esto es para hacer frente a la crisis energética, yo repensaría un nuevo cronograma de inversiones, pues son varios años de construcción con costos de miles de millones, y el país necesita de inversión en renovables rápidas, como solar, eólica y biomasa en pequeñas o medianas potencias, en forma distribuida en las distintas regiones del país.

    Responder
  4. Gabriel

    Excelente discurso, perfectamente redactado y absolutamente adecuado, a los intereses que representa este señor, que aun no se entera que el mundo esta girando hacia un paradigma de desarrollo sustentable y que por mas vueltas que le den las represas no son beneficiosas para el medio ambiente y por tanto para nosotros. Incluso se da el gusto de hablar de represas que se construiria en territorio misionero, contrariamente a los que los habitantes de esta provincia queremos. Señor sacudace el polvo de su traje y recapacite, la codicia solo nos hunde cada día mas.

    Responder
  5. Ariel Dublo

    Gracias por permitirme agregar; tanto sea en favor de continuar, como en decidir detener la obra, es imprescindible que la decisión sea tomada en un contexto de política de sustentabilidad Nacional. No veo conveniente solo analizar los aspectos que se han mensionado en el articulo, ni utilizar los estudios que mensiona el gobierno de turno ya que, por ejemplo, no se ponen en cosideración los escenarios que, en esa politica Nacional, se hayan seleccionado.

    Responder
  6. Jorge Daniel Ragno

    Hola. Los estudios de impacto ambiental son una descripción de los posibles problemas que se pueden plantear y sus posibles soluciones . Algunas soluciones pueden ser remediaciones, mitigaciones y cuando no hay solución COMPENSACIONES. Por eso es importante comprender que en la actualidad se sabe que la Complejidad Ambiental se trata de la búsqueda del equilibrio entre los biologico, las instituciones sociales y el desarrollo humano; por ello es esta época…es «AMBIENTAL» no debe ser mas y no se debe decir mas «AMBIENTAL Y SOCIAL» como si estuvieran separados. LO AMBIENTAL A SECAS INCLUYE LO SOCIAL. Por ello si hablamos en estos estrictos términos DESARROLLAR LA PATAGONIA ES ADEMAS , UN ACTO ESTRATÉGICO DE SOBERANÍA. Salvadas las objeciones técnicas del desnivel respecto al Lago Argentino, para que siga siendo un vertedero natural de su aguas sobre el río Santa Cruz , es un acto de justicia no privar a la provincia homónima de obras, que otras provincias argentinas ya poseen en su territorio. Quedará para mas adelante del proyecto algunas discusiones técnicas y estudios como el aumento de la humedad relativa en la zona de las presas que estarán localizadas a mas de 100 km de los hielos continentales—- donde las precipitaciones al año oscilan ente los 9000 mm. Siendo que la zona de emplazamiento de las futuras presas se reduce a tan solo 300 mm—–. La experiencia de las grandes obras ya realizadas aquí y en el mundo ( sobre todo los países nórdicos) nos puede dar esa respuesta. Hasta lo aquí sabido este proyecto es altamente beneficioso para la Argentina y para Santa Cruz.

    Responder
  7. Alejandro Giardino

    Muy meduloso el artículo de un experto como el ing Malinow.
    Yo también como él soy un defensor acérrimo de la hidroelecrticidad sobre todo en la Patagonia dende los lagos formados no hacen desaparecer ingentes masas boscosas como en el caso de la selva paranaense, pero debemos tener en cuenta algún factor adicional.
    Leí detenidamente su artículo y en ningún momento explicita a la cota de coronamiento fijada en el proyecto. La cota del Lago Argentino es 179,8 MSNM. La cota de vertedero de la represa NK no fué ACLARADA si es 174 ó 178,9 MSNM. Si fuera 178,9 podría influir sobre el Lago Argentino y el Canal de los Témpanos.
    Siendo el Rio Santa Cruz un riio EXCLUSIVAMENTE de deshielo, la energía anual generada es solo del 34,7% de la potencia instalada mientras Piedra del Aguila .está en 45%
    Mas alla de esta cuestión,, no estaría de más reveer contratos sin afectar el avance de obra

    Responder
  8. Guillermo Malinow

    Una aclaración para el Sr Jorge Daniel Ragno, a quien no conozco, pero debo respetar. Un espejo de agua, natural o artificial como ser un embalse, no incide en la humedad ambiente de la zona más allá de una estrecha franja del perilago. He vivido en la villa El Chocón durante la construcción de las obras y luego en su explotación y era vox populi que el embalse iba a cambiar el clima de la región y ello no sucedió. Entonces siempre usé y uso actualmente el siguiente ejemplo: el lago Nahuel Huapí, que mucha gente conoce, existe hace milenios y no fue capaz de modificar la humedad de la zona, en efecto en la desembocadura la precipitación es del orden de 500 mm/año y en el extremo oeste, próximo al límite con la República de Chile, la precipitación supera los 5.000 mm/año (el dato de la precipitación media anual de Puerto Blest dado por el SMN es una subestimación de la precipitación en ese lugar por defectos en los registros como pude comprobar entonces personalmente).

    Responder
  9. J.I.P.González

    Excelente nota la del ingeniero Guillermo Malinow. Querría agregar algunos datos más acerca de las obras hidroeléctricas, en particular dirigidos a aquellos que las critican, supuestamente, por atrasar conceptualmente frente a otros tipos de emprendimientos renovables, o simplemente por representar intereses.

    Las tres energías renovables que más crecen en el mundo, y por lo tanto las que más cerca están de ser un remplazo en el futuro de las energías fósiles son, la energía hidroeléctrica, la energía solar en sus dos formas, térmica y fotovoltaica, y la energía eólica.

    Existen por supuesto otras formas de energías renovables, que cubren algunas necesidades como la energía hidroeléctrica de paso (aprovechamiento de la energía cinética de los ríos), la energía de la biomasa, la energía de las olas y de las mareas, la energía geotérmica.

    La energía renovable más abundantemente instalada en el mundo es por lejos la energía hidráulica. Hay pocos países con capacidad de crecimiento. La mayoría ha instalado todo lo que ha podido. El año pasado Costa Rica produjo el 80% de su energía a partir de energía hidráulica. Han sido muy alabados por ello. Parece que lo que es bueno para lo demás, es malo para nosotros.

    Pero hay un problema más que es importante señalar. De las energías con potencialidad suficiente para ser un futuro remplazo de las fósiles en la Argentina solo tenemos disponibles la energía hidráulica, la energía solar y la energía eólica.

    La única que se puede instalar en forma masiva, sin afectar al sistema eléctrico es la energía hidráulica con represas. No la energía hidráulica de paso.

    España es probable que sea el país con mayor perfil de generación eólico respecto de su capacidad de generación.

    Para poder crecer en energía eólica, como no tiene capacidad de almacenamiento ha recurrido a la energía del gas. Ha crecido a la misma velocidad en centrales eólicas y solares que en potencia instalada en centrales térmicas de ciclo combinado.

    Esto por la necesidad de respaldo de formas de energía sumamente variables. Cuando no haya gas en el mundo porque haya llegado el Peak Oil, no van a poder usar la energía que ha instalado.

    No tener en cuenta esto es igual a oponerse al desarrollo de las energías renovables. Esta oposición puede ser por intereses, siguiendo el razonamiento de Gabriel, pero también puede por ignorancia.

    La potencialidad de la energía solar y eólica está muy por encima del actual uso de energía en el mundo. No estoy hablando solo de energía eléctrica. Estoy hablando de todas las formas de energías actualmente utilizadas.

    Pero de las formas de energía renovable que podemos instalar en la Argentina, solo a las obras hidroeléctricas con represa es posible utilizarlas siguiendo los requerimientos de la demanda.

    Las represas además pueden actuar como acumuladores de energía y permitir crecer en forma enorme a otras formas de energía como la eólica y la solar.

    Estas dos últimas formas de energía, de enorme abundancia en Argentina, son altamente variables, y por lo tanto, no aptas para entrega directa a las redes en cantidades que superen un 15% de la oferta energética.

    Según Gabriel, el Ingeniero Malinow representa intereses. Creo que sí. Representa los intereses de la Argentina y del medioambiente. Representa los intereses de los que aspiramos a que alguna vez podamos utilizar energías renovables en lugar de fósiles, que por otro lado, en un plazo no muy largo dejarán de existir. Y el fin del uso de las fósiles, ocurrirá las remplacemos o no. Son energías NO renovables. Por lo tanto se terminarán.

    Esto no implica aceptar sin más trámite estudios de impacto ambiental si están mal hechos, ni dejar de analizar la viabilidad económica, ya que estas obras no tienen previsto el transporte de energía, ni estudiar a fondo los aspectos contractuales.

    Pero el desarrollo de las mismas, sería muy importante para las provincias Patagónicas, para el medioambiente, para el desarrollo de otras formas de energía renovables, y en definitiva para el desarrollo de nuestro país.

    Los supuestos males que genera las represas no se han probado en la práctica. Por supuesto los impactos pueden ser altos en zonas altamente pobladas. No es el caso de los diques sobre el río Santa Cruz.

    Estas obras pueden complementarse con instalaciones eólicas y cambiar la historia energética de la Argentina.

    Saludos

    Responder
  10. Carlo Monteaz

    No tengo ninguna duda que este tema no es ambiental, sino político. La actual administración está empeñada en no dejar rastro de ningún contacto con quienes ahora pasaron a ser nuestros enemigos: Rusia,China; BRICS,Venezuela,Bolivia,Ecuador y Brasil.Además el consumo de energía disminuirá porque cerrarán muchas fábricas y se importará todo lo que haga falta.Ahora somos pro-imperio, hasta que el pueblo diga lo contrario.

    Responder
  11. Ricardo E. Dionisio

    Hay que dejar de mal intencionar las opiniones de los expertos como Malinow.
    Lo expuesto por J.I.P. Gonzalez explica claramente la importancia de la hidroelectricidad como principal recurso renovable disponible.
    Soy contrario a proseguir ese proyecto, sin una revision exaustiva de los contratos, de la E.I.A. que contemple la modificacion del cambio climatico que estamos viviendo y su posible efecto sobre el Glaciar Perito Moreno, y la inclusion en el proyecto, de ser este viable, del sistema de transmision que lo conecte al Sistema Interconectado Nacional

    Responder
  12. Jorge Daniel Ragno

    Hola , Un gusto. Efectivamente estimado Ing Guillermo Malinow, el ejemplo típico es el Chocón que cuando pasas por la RN 237, en invierno ,hay niebla, donde naturalmente nunca la hubo…. Pasado el Chocon desaparece la niebla . Por ello como afirma Ud. .»Un espejo de agua, natural o artificial como ser un embalse, no incide en la humedad ambiente de la zona más allá de una estrecha franja del perilago.»….En efecto esa incidencia de humedad relativa no debiera cambiar el clima de la zona en forma significativa y se lo debe demostrar en el estudio de IMPACTO AMBIENTAL fácilmente, analizando casos como el que Ud. menciona o con simulaciones. El Chocón tener el dato de los pluviómetros antes de la obra y expost. sería un aporte . En este caso a mas de 1000 km al sur los hielos continentales están a 100 km de una y casi 200 de la otra presa ¿ que otro ejemplo hay en el mundo para analizar casos similares ? ¿ Alaska , Noruego, Islandia? . Los Ecosistemas son muy sensibles a los cambios de escenarios físicos hechos por la mano del hombre …algunos son significativos y otros no. PERO DESCARTADAS TODAS LAS SITUACIONES, HECHOS LOS ANÁLISIS ( que pasaría si ? ) Y CON LOS RESULTADOS EN LA MANO, VISTO QUE LOS HIELOS NO SON AFECTADOS….con ello se rebate científicamente cualquier objeción en Asamblea Publica. Luego quedaran los temas políticos, que espero se solucionen para que la obra se concrete, aunque las informaciones desde allí, al pie de obra, no es muy alentadora y muchos amigos preocupados. Le envío mi respetuoso saludo.

    Responder
  13. Francisco Noguera Rojas

    Excelente. La hidráulica también es energía renovable y todas se complementan!

    Responder
  14. Eduardo Gonzalez Peña

    Sr .Monteaz, agregaría a su comentario que esto pinta más a un capricho político , que a política en mayúsculas, cuando vamos a usar el sentido común y continuar con las obras que son estratégicas, estamos hablando de poblar la patagonia, y por que no el país , y la manera es disgregar industrias , no concentrar todo en Buenos Aires, con el ahorro de miles de kilómetros en líneas y pérdidas de energía.

    Responder
  15. Juan Carlos Bertoni

    Considero muy apropiado el articulo del Ing. Malinow, un conocedor del tema. Todas las sociedades requieren de energía para su desarrollo y por ello es fundamental detectar aquellas fuentes energéticas que pueden brindar los mayores beneficios relativos. Sin lugar a dudas la hidroelectricidad ocupa un lugar de destaque entre estas últimas.
    A lo largo de los años el desarrollo hidroeléctrico argentino ha quedado muy relegado y muestra de ello es la realidad actual, con una matriz energética fuertemente apoyada en los combustibles fósiles, algo ya superado por muchos países desarrollados.
    Es correcto también levantar las cuestiones ambientales y en ese sentido es preciso reconocer que en décadas pasadas los proyectos de ingeniería, y entre ellos los hidroeléctricos, adolecieron fuertemente del enfoque ambiental. Sin embargo, éste ha adquirido una relevancia tal que difícilmente en la actualidad pueda avanzarse de manera sólida en un proyecto de envergadura si las cuestiones ambientales son desatendidas. Celebro que los aspectos ambientales sean levantados; en todas las sociedades avanzadas ocurre lo mismo. Sin embargo, en nuestro medio en muchos casos (no deseo puntualizar sobre este caso) se observa que quienes las levantan poseen más pasión que conocimiento y francamente ello no es bueno. En el caso que nos ocupa estimo muy apropiado que el país encare estudios completos, que necesariamente deben incluir el análisis objetivo de los aspectos ambientales, con sus respectivos expertos, y que se informe claramente a toda la sociedad, de manera de reducir el grado de incertidumbre y de temor que este tipo de obras producen «a priori».
    Nuevamente, felicito al Ing. Malinow por traer este tema energético, máxime en estos momentos, al debate nacional.

    Responder
  16. la fundacion libro

    Hola!!, me encanta tu forma de realizar el contenido, el mundo necesita mas gente como tu

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com