Este desarrollo de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (ANEEL) brasileña fue llevado a cabo en las costas de Porto do Pecém, en São Gonçalo do Amarante (estado de Ceará) y representa un importante paso para la generación de energía de las olas en tierra del gigante sudamericano.

«Esta pequeña generación de energía representa un gran avance, ya que la costa brasileña presenta buenas condiciones para el uso de la energía, debido a su proximidad a los consumidores en las ciudades con alta densidad de población«, aseguraron desde ANEEL.

El laboratorio de tecnología submarina COPPE, con sede en Río de Janeiro, desarrolló e instaló el prototipo de 50 kilowatts, que consta de dos módulos, cada uno con un flotador, rama y la bomba.

Una vez fijados sobre el rompeolas, ambos módulos contribuyen a un único conjunto de turbinas, generadores y cámara hiperbárica. ANEEL afirma que el «fácil proceso productivo» que realiza este prototipo le da una ventaja sobre los demás en el mercado.

Una ventaja adicional de esta tecnología es la posibilidad de acoplamiento con los sistemas de desalinización, agregó ANEEL. La desalinización por ósmosis inversa es una forma eficaz para obtener agua potable del mar, según publica el sitio Live Leak.

El prototipo y la planta de investigación son parte del proyecto «Despliegue en Tierra del Prototipo Convertidor de Olas sobre Condiciones Marinas del noreste de Brasil«. Una serie de operaciones y ensayos para el prototipo continúan en la planta y el proyecto continuará durante 36 meses.

Los dos módulos que conforman el prototipo fueron instalados en las costas Porto do Pecém, en São Gonçalo do Amarante (estado de Ceará), y tienen por objetivo extraer energía eléctrica del movimiento de las olas del mar del noreste del Brasil.

El prototipo de 50 kilowatts, que consta de dos módulos, cada uno con un flotador, rama y la bomba, están fijados al rompeolas y contribuyen a un único conjunto de turbinas, generadores y cámara hiperbárica.

Se trata de un «fácil proceso productivo» que «representa un gran avance, ya que la costa brasileña presenta buenas condiciones para el uso de la energía, debido a su proximidad a los consumidores en las ciudades con alta densidad de población», aseguraron desde ANEEL.

Además, el sistema permite el eventual acoplamiento con los sistemas de desalinización, agregó el organismo, a través de un proceso de ósmosis inversa, que es eficaz para obtener agua potable del mar.