A partir de la Resolución 44, el aumento de corte de bioetanol con naftas se elevó a un 10 por ciento en diciembre del año pasado. Sin embargo, desde la industria del biocombustible aseguran que son capaces de producir más que la demanda otorgada por cupos instrumentada por la Secretaría de Energía de la Nación.

En ese marco, a principio de junio el propio ex jefe de gabinete, Jorge Capitanich, anunciaba la posibilidad de que la firma Azúcares Mediterráneos S.A., integrada por el grupo Dulcor S.A. (Dulces Dulcor, Panificados La Veneziana, Aceitunas Vanoli, entre otras), y Porta Hermanos S.A. (de Alcoholes Porta), invirtiera 47 millones de dólares para montar una planta de bioetanol en el Chaco, capaz de producir 100 millones de litros de bioetanol por año.

Tal como adelantó energiaestrategica.com, el grupo inversor responsable del emprendimiento no iba a darle marcha a la inversión hasta tanto se aumentara el cupo, es decir, se elevara el corte del 10 por ciento al 12 por ciento.

Sin embargo, Diego Rozengardt, director de Combustibles Líquidos de la Subsecretaría de Combustibles, dependiente de la Secretaría de Energía de la Nación, expidió una carta a Azúcares Mediterráneos S.A. expresando que aún no es posible pretendido aumento, quedando el proyecto “en una lista de espera” concediéndoles prioridad a futuro.

Según fuentes cercanas al proyecto, la planta que se iba a montar en Puerto Vilelas, Chaco, era un emprendimiento importante para la zona porque iba a generar más de un centenar de puestos de trabajos, 50 directos y 90 indirectos, e iba a estimular la producción de maíz, ya que la fábrica tendría la capacidad de procesar hasta 180.000 toneladas del cereal por año.

En el Senado aún no

Por otra parte, el senador por la UCR, Gerardo Moralez, haciéndose eco de la demanda, presentó un proyecto de Ley proponiendo en el corto plazo un corte al 12 por ciento y, entre otras cosas, para los próximos 5 años un aumento gradual que habilite por ley un corte del 25 por ciento en aquellos vehículos que lo toleren, tal como sucede en Brasil donde la mezcla del bioetanol es del 27,5 por ciento.

No obstante, desde el oficialismo decidieron no tratar el proyecto durante la cesión del pasado miércoles 29. “No tiene dictamen de comisión. Planteamos que se trate esta cuestión en comisión. Tiene aspectos técnicos que hacen también a la política general de combustibles”, argumentó Miguel Ángel Pichetto, jefe del bloque del Frente para la Victoria (FpV).