El Ministerio de Minas y Energía sigue trabajando en el relanzamiento de la subasta de energías renovables a largo plazo. La ministra María Fernanda Suárez aseguró en febrero que se iba a llevar a cabo antes del 30 de junio.

Sin embargo, desde Ser Colombia consideran que “más importante que hacer una subasta rápida es asegurar su éxito”.

“Es importante que se tomen el tiempo para hacer los ajustes necesarios que mejoren el mecanismo de los incentivos, tanto para la oferta como para la demanda, asegurando su participación”, confía a Energía Estratégica Colombia Juan José Angulo Martínez, Presidente de la Junta Directiva de Ser Colombia.

Esta idea fue manifestada la semana pasada en una reunión privada entre directivos de la entidad empresarial -encabezada por el propio Angulo Martínez y el Director Ejecutivo, Germán Corredor Avella– y funcionarios de la cartera energética, como el Viceministro Diego Mesa.

Por un lado, Ser Colombia propuso que se garantice la participación de la demanda, es decir, de los comercializadores y distribuidores. ¿De qué manera? Generando un marco que permita que se contractualicen acuerdos (PPA) de abastecimiento de energía a precios más atractivos que los actuales.

Cabe destacar que los acuerdos entre la demanda y la oferta en Colombia suelen pautarse en plazos no mayores de 3 años. Si se observa que la subasta en su primera versión –y muy probablemente también en su relanzamiento- fija  contratos a un período de 12 años, es de preverse que este cambio de dinámica genere incertidumbres en algunos comercializadores y distribuidores.

No obstante, Angulo Martínez opina que si los precios son bajos, la demanda se animará a celebrar este tipo de acuerdos. “Lo que esta subasta debería demostrar es que se puede comprar energía a precios más eficientes de lo que hoy se compra”, destaca el abogado.

Juan José Angulo, socio fundador de Angulo Martínez & Abogados y titular de la Junta Directiva de Ser Colombia

Otra de las recomendaciones de Ser Colombia es que se identifique con antelación quiénes serán los actores de la demanda dispuestos a participar de la subasta.

Esto serviría para que los promotores e instituciones financieras hagan los análisis de riesgo de contraparte correspondientes, explica Angulo Martínez. El Ministerio tomó nota de ello y es muy probable que así sea instrumentado en el relanzamiento.

Los inversores

En cuanto a la oferta, la entidad propuso flexibilizar las reglas de participación de la oferta. “La primera versión de la subasta fue rigurosa en cuanto a los requisitos de entrada: se requerían, por ejemplo, conceptos de conexión, COD (plazo de entrada de operación comercial) para una fecha en particular sin ningún tipo de flexibilización”, observa el socio fundador de Angulo Martínez & Abogados.

Sobre este punto está trabajando el Gobierno, dado que la primera subasta de energías renovables a largo plazo fue anulada por “no alcanzar los estándares de competencia”.

Otro aspecto propuesto por Ser Colombia fue que los contratos PPA no se celebren en pesos sino en dólares, tal como sucedió en la subasta por Cargo de Confiabilidad.

Lea también: “Ser Colombia presentará al Gobierno un documento con propuestas para mejorar el relanzamiento de la subasta de renovables”

“Hay varios argumentos que explican por qué la tarifa debe ser en dólares. Uno es que la mayoría del costo de capital de estos proyectos son en dólares, como los paneles solares fotovoltaicos, los inversores, los aerogeneradores; se trata de equipos importados que representan entre el 80 y el 90 por ciento del capex de un proyecto”, observa Angulo Martínez.

Asimismo, analiza que si bien la demanda tiene ingresos en pesos y paga la energía en pesos, también lo es que en tarifa eléctrica actual ya hay componentes que están dolarizados, como el mismo cargo por confiabilidad, por ejemplo”, indica el abogado especialista.

Y remata: “si los precios están en dólares es mucho más probable pensar en una tarifa más competitiva”.

En cuanto a la reunión, Angulo Martínez la califica de “muy positiva”. “El Misterio fue totalmente receptivo. Tuvo la actitud de escuchar y recibir propuestas”, valora.