“Para lograr una integración del sector energético en la región se necesita aplicar la regla de las tres R: redes, reglas y recursos”

Así lo indicó el Dr. Ing. Raúl Domingo Bertero, presidente del Consejo de Administración del Centro de Estudios de la Actividad Regulatoria Energética (CEARE), vicedecano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires (UBA), presidente del Comité Nacional Argentino de la Organización de Cooperación y Desarrollo de la Interconexión Energética Global (GEIDCO).

Durante su participación en el ciclo de entrevistas “Protagonistas”, aquel que organiza Energía Estratégica para dialogar con referentes del sector, Bertero indicó que en lo que respecta a recursos, estas latitudes contarían con una gran disponibilidad para tecnologías solar, eólica, hidroeléctrica y de gas natural que podrían ser aprovechados de manera sostenible en beneficio de todos los países.

Con lo cual, en lo referente a recursos naturales, esta región tendría una gran oportunidad. Los desafíos surgirían entonces a la hora de plantear las reglas y definir las redes.

“Mientras que Europa acepta con bastante naturalidad cierta supranacionalidad en las decisiones, esta característica es mucho más difícil de ser aceptada en Latinoamérica”, advirtió Bertero.

Por eso, durante su entrevista en vivo consideró fundamental el rol de GEIDCO y otras organizaciones como la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE) para construir consensos que ayuden a atender las necesidades de todos los países de la región.

“OLADE es de alguna manera quién naturalmente podría dirigir estas estas cuestiones en la región porque ahí participan ministerios y secretarías de Energía de toda Latinoamérica”.

“Uno tiene que hacer tratados que convivan con la realidad de los países (…) si uno hace eso, hay enormes posibilidades para la integración porque hay muchas ventajas económicas, ambientales y sociales de un tratamiento conjunto de los problemas”.

Entre las ventajas que mencionó Bertero, el hecho de hacer esas interconexiones permite equilibrar las distintas situaciones climáticas en beneficio de una seguridad energética sustentable muchísimo mayor.

Por ejemplo, frente a temporadas de sequías a la que podría enfrentarse un país cuya matriz energética sea predominantemente hidroeléctrica, un país vecino podría suplirlo con la misma fuente de energía o bien a partir de eólica cuando tenga excedentes producto de un periodo de viento en abundancia.

Para acceder a los testimonios completos de Raúl Bertero mire la entrevista realizada en el ciclo de entrevistas “Protagonistas”, disponible en video en las redes sociales de Energía Estratégica.