El intendente de Villa María y precandidato a gobernador, Eduardo Accastello, señaló que “es necesario avanzar con una planta generadora de energía eólica en la región de Achiras, ya que su instrumentación contribuiría a resolver problemas de prestación de servicios esenciales para la producción”.

La investigación sobre las potencialidades de la zona de Achiras en este tipo de energía comenzó en 2011 y se determinó que las continuas corrientes de aire que se registran durante los 365 días del año, eran suficientes para movilizar los aerogeneradores que se había proyectado instalar en esta zona y por lo cual se iba a percibir un aporte de alrededor de 80 megavatios al Sistema Interconectado Nacional, cifra suficiente para abastecer con energía natural a esta parte de la provincia.

Según el ingeniero Guillermo García, titular del Grupo de Electrónica Aplicada, y especialista en energía eólica de la Universidad Nacional de Río Cuarto, estos estudios tienen un carácter preliminar, “desde EPEC llegaron a la conclusión de que sería posible y rentable la radicación de un parque eólico”, explicó. Y agregó: “El tema es que se trata de un lugar muy particular, en esa zona existe lo que se denomina un ‘corredor de vientos’”, explicó.

Para los especialistas un “corredor de vientos” es una zona muy puntual y específica donde se producen movimientos de masas de aire con una determinada constancia, condición muy importante para la generación de energía eólica. En cuanto a los costos de infraestructura, “hay una línea muy importante -continuó García- del sistema interconectado nacional que pasa muy cerca de Achiras”, esto constituye un factor muy importante a la hora de asumir los costos de infraestructura.

Sin embargo. el especialista afirmó que “éste es un estudio previo, hay que volver, medir bien y hacer un estudio bien hecho. Achiras es un lugar potencial”, precisó García.

Finalmente, recomendó que “alguien que quiera hacer una inversión de riesgo tiene que invertir unos cuantos millones de pesos en hacer un estudio serio, instalando varias torres de medición con anemómetros en lugares estratégicos, y hacer un estudio durante uno o dos años”, aseguró.