República Dominicana prepara modelos de remuneración e incentivos para almacenamiento energético

Mientras que el regulador emitió dos resoluciones al respecto la semana pasada, desde la Superintendencia adelantaron que están estudiando distintos escenarios que les permitan garantizar la flexibilidad del sistema y una mayor autonomía energética al aumentar renovables y almacenamiento, mientras se disminuye su dependencia a la importación de combustibles fósiles. 

La Superintendencia de Electricidad anunció que este año darán un gran salto en la regulación para la incorporación de almacenamiento energético que complemente el despliegue de nuevos proyectos de energías renovables.

“Estamos estudiando los modelos de compensación para servicios auxiliares que el almacenamiento podría dar en la red, llámese regulación de frecuencia, regulación de armónicos y demás”, adelantó Andrés Astacio, superintendente de electricidad de la República Dominicana.

A la par, desde la Comisión Nacional de Energía (CNE) emitieron dos resoluciones el pasado lunes 20 de febrero destinadas a la inclusión de sistemas de almacenamiento de energía eléctrica con baterías para los proyectos de energías renovables variables (ERV) y las condiciones particulares para tramitar las solicitudes de concesiones para generación con almacenamiento BESS. (Res CNE-AD-0003-2023 y Res CNE-AD-0004-2023)

Aquello no sería todo. Además desde la Superintendencia estarían analizando cuál sería el modelo de compensación para los bancos de almacenamiento mediante las empresas de transmisión y distribución, cuáles serían los incentivos para brindar a los proyectos y si es preciso exigir un porcentaje de almacenamiento mínimo a nueva capacidad renovable a instalar.

“A través de estos modelos competitivos estaríamos viendo cuáles serían las mejores formulaciones que el mercado nos da para el almacenamiento horario asociado a parques renovables”, indicó el superintendente Astacio. 

Y es que, siguiendo con el análisis de Astacio, no depender de combustibles fósiles sería crucial.

“Nuestro gran interés de impulsar la instalación de nuevas centrales renovables y de introducir nuevas tecnologías que nos permitan complementar esta avalancha de renovables es compatibilizarlas con un sistema insular resiliente”, justificó.

De allí valoró como necesario el despliegue de proyectos “híbridos” que garanticen la resiliencia del sistema y una mayor autonomía energética al aumentar renovables y almacenamiento, mientras se disminuye su dependencia a la importación de combustibles fósiles.

Tomando como ejemplo el mercado puertorriqueño, el regulador estaría advirtiendo como necesario que las nuevas generadoras renovables vengan asociadas a determinada capacidad de almacenamiento que permita al operador del sistema tener más holgura en el arbitraje de inyecciones a la red y decidir cuándo aportar a los picos de demanda firme.

Un punto adicional que se analiza junto a empresas de distribución y transmisión es  la incorporación de almacenamiento para la sustitución de obras eléctricas y mejoras en la calidad del servicio.

“Una de las cosas que estamos analizando es qué es mejor en determinados momentos, si hacer la repotenciación de una subestación que presenta esporádicas sobrecargas, o simplemente anexar un componente de almacenamiento que sirva de descargo de la sobrecarga y de reinyección a la red, que a su vez serviría como elemento de compensación ante cualquier fluctuación en el sistema”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *