En una serie de encuentros que se llevaron a cabo el mes pasado en República Dominicana, Directivos de la Comisión Nacional de Energía (CNE) dejaron en claro los objetivos a los que se dirigirán todos sus esfuerzos este año.

«Las metas en materia de energías renovables para este año son: 233 MW en eólica y 128MW en solar», definió el Director Ejecutivo de la CNE Lic. Ángel Canó.

Actualmente, la generación de electricidad a partir de fuentes renovables corresponde, según fuentes oficiales, entre un 5% y 6% de la matriz energética de República Dominicana. Aquel valor aún se encuentra distante de los compromisos asumidos a través del artículo 21 de la Ley 57-07 Decreto 202-08 (consultar ley en línea)

“Al 2025 el país debe lograr un 25% de alcance en la matriz energética”, recordó Canó.

En los últimos informes referidos a la distribución de energía en el sistema interconectado nacional, la fotovoltaica representó un total de 4.05 GWh (0.4 %) para febrero 2018, aumentando un 14.3 % en relación con enero 2018 que fue de 3.54 GWh (0.3 %); mientras que,  la eólica representó en febrero 2018 un 4.9 % (54.23 GWh) de la generación, aumentando un 20.5 % en comparación con enero 2018 que fue de 3.6 % (45.01 GWh).

Con la instalación de unos 361 MW más de potencia a través de fuentes renovables los números ascenderían, pero las energías limpias no tendrían el impulso que tuvieron hacia principio de año para resultar una cifra impactante en la diversificación de la matriz.

El potencial es mayor. Según un estudio realizado en 2017 por la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA), junto con técnicos de la CNE, se determinó que es posible explotar unos 1,800 MW únicamente de energía solar fotovoltaica. Pero para que los números vayan a su favor, las acciones concretas deben iniciar ahora.

Dentro de los proyectos más relevantes que iniciaron construcción en República Dominicana están el Parque Solar Canoa de 50MW, que en su primera etapa aportará 25 MW en el municipio de Vicente Noble y la segunda fase del Parque Eólico Larimar en Enriquillo, Barahona.

Por otro lado, un mapa creado por la CNE ayuda a representar el estado eléctrico del país con sus lineas de transmisión, subestaciones, centrales generadoras actuales y concesiones. Además, permite graficar su potencial, no sólo en solar sino también en eólico, lo que hace ascender a al valor expresado anteriormente. (ver mapa en línea)

Sumado a aquello, desde la CNE están llevando a cabo un nuevo estudio, en conjunto con la Superintendencia de Electricidad –ente regulador del Subsector Eléctrico Dominicano–, para medir la capacidad de las distintas energías renovables en todo el país, ya que el mapa se prestó mayor atención al potencial solar y eólico.

Sin embargo, una de las necesidades urgentes para impulsar la participación de las renovables en República Dominicana es obtener planes de financiamiento. En representación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Sra. Luciana Mermet afirmó, en uno de sus conversatorios con la CNE, que es de suma importancia que exista una alianza público-privada en la región, como así también facilidades de acceso a los recursos financieros para el desarrollo de la generación renovable.

«Necesitamos tener un mayor acercamiento con los bancos nacionales, con el fin de que estos puedan ofrecer financiamiento a las energías renovables», continuó Canó.

Esas medidas estarían dirigidas a lograr una efectiva transición energética planteada dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible recogidos por Naciones Unidas en la Agenda 2030, más precisamente en el séptimo (ODS7) que promulga “Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos” (ver objetivos en línea).