Repsol, la compañía española, apostó prácticamente el 17% de sus nuevas inversiones a negocios con energía limpia, ubicándose como primera en el podio a nivel mundial.

Total, de orígen francés, no se quedó atrás, destinando aproximadamente el 12%. Opera parques eólicos y solares en gran parte del mundo, creciendo a buen ritmo en Latinoamérica.

En tercer lugar se posiciona Shell, la ango-holandesa, firma que desde largos años viene enfocándose en este camino. Un 10% de sus nuevas inversiones estuvieron concentradas en energías limpias.

Igual fue el porcentaje que destinó la noruega Equinor, con proyectos en curso en varios países. ENI, firma de capitales italianos, dedicó un 8% de sus colocaciones a este nicho.

British Petroleum, en cambio, abocó menos de un 5% de acuerdo al reporte de Redburn.

EXXON y Chevron,también de gran peso en el mercado petrolero, no hicieron apuestas por energías limpias, casualidad o no, ambas de origen Estadounidense.