El pasado 3 de noviembre entró en operación comercial la planta de biogás “San Pedro Verde”, proyecto de Adecoagro de 1,42 MW de potencia que genera electricidad a partir del tratamiento de efluentes de un tambo que funciona desde hace más de 10 años.

Según informó el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, la central, ubicada en la localidad de Chistophersen, provincia de Santa Fe, requirió de un monto de inversión de 6 millones de dólares y generó 160 puestos de trabajo directos y 600 indirectos en toda la zona de influencia durante su montaje.

San Pedro Verde, es una de 8 plantas de bioenergía (biogás y biomasa) que fueron adjudicadas durante la Ronda 1.0 del Programa RenovAr; y la cuarta de ellas en entrar en operaciones.

La primera fue «Río Cuarto 1», que no sólo fue la primera de su segmento, sino de todo el plan RenovAr. El 22 de julio empezó a entregar energía limpia al Sistema Interconectado Nacional. El proyecto cordobés cuenta con 1,2 MW de potencia y fue desarrollado por Bioeléctrica y adjudicado por Biomas Crop S.A.

Se trató de un emprendimiento que ya venía funcionando en el predio de la fábrica de bioetanol Bio4, antes de que se lanzara el plan RenovAr, que genera energía a partir de silaje de maíz y vinaza proveniente de los procesos industriales de la planta.

Bioeléctrica además presentó «Río Cuarto 2», una ampliación de 2 MW que próximamente entrará en funcionamiento comercial.

En contacto con Energía Estratégica, Germán Di Bella, presidente de la firma, precisa: “nosotros tenemos como fecha límite en octubre del año que viene y venimos muy bien porque estamos en condiciones para conectarlo (a red) lo antes posible”.

Y agrega: “ya estamos levantando el segundo digestor; tenemos el segundo motor y en enero llega el tercer motor; además, ya está el otro tanque”. “Venimos muy bien”, remata.

Según declaraciones de directivos de la empresa, ambas centrales de biogás –por un total de 3,2 MW- insumieron un monto de inversión rondante a los 12 millones de dólares.

El segundo proyecto en entrar en funcionamiento en el segmento de bioenergía fue la planta pertenece a la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), en San Luis, denominada ‘Yanquetruz’, de 1,2 MW.

Desde el 9 d agosto que la planta desarrollada por Tecnored Consultores entró en operaciones. Procesa efluentes de cerdos y forraje de maíz, mediante los biodigestores se maximiza la obtención de biogás para inyectar energía eléctrica a la red pública del Sistema Integrado Nacional.

Como tercer proyecto se ubica la central misionera de biomasa forestal, ‘Pindó Eco’, de 2 MW.

Dentro de su planta y aprovechando los residuos de su actividad productiva, el aserradero Pindó encaró una inversión de 100 millones de pesos para la construcción de “una planta generadora, sistemas de almacenamiento, transporte del material a aprovechar y planta transformadora para su conexión al Sistema Interconectado Nacional”, informó la compañía en un comunicado.

“De los 123 proyectos presentados en la Ronda 1 de dicho programa, Pindó fue la única empresa PyME misionera en participar alcanzando una muy alta calificación técnica”, celebró la firma. Durante su montaje se requirió la contratación de más de 400 obreros.

Son 4 los proyectos de bioenergías que restan entrar en operación comercial, entre ellos el mencionado ‘Río Cuarto 2’ de Bioeléctrica.

Entre estos emprendimientos, el más próximo a entregar energía limpia a la red eléctrica, de acuerdo al Plazo Programado de Habilitación Comercial comprometido, es ‘Biogás Ricardone’.

Se trata de un proyecto en Provincia de Santa Fe que aprovechará las 12 mil toneladas de desechos por mes que se compactan en el predio del basural. Tiene como fecha comprometida de entrada en operaciones para el 26 de junio del 2018.

El emprendimiento de 1.2 MW de potencia, utilizará la basura allí acumulada, no sólo dándole valor agregado sino reduciendo el impacto ambiental que genera. Fue adjudicado a la empresa ‘Nacarato y Otros’, empresa liderada por el abogado Martín Nacarato.

El siguiente paso deberá ser dado por la Federación de Cooperativas Federadas (FECOFE), con su proyecto de biogás de 1,62 MW, denominado ‘Huinca Bio’, a instalarse en la Provincia de Córdoba.

Francisco Della Vecchia, Socio Gerente de Grupo IFES S.R.L, firma que desarrolló el emprendimiento, cuenta que la obra ya cuenta con un cierre financiero, por encima de los 6 millones de dólares, y está en pleno proceso de montaje.

La fecha programada de la entrada en funciones del proyecto es el 24 de julio del año entrante. Della Vecchia confía en que se podrá adelantar ese plazo y comenta que estuvieron trabajando con ingenieros provenientes de Italia para su construcción.

“Estos proyectos que se están desarrollando generan mucho know how”, sostiene el joven ingeniero. Señala que la Argentina, a través del plan RenovAr está dando sus primeros pasos en materia de biogás, pero que debiera incentivarse aún más la tecnología.

Para Della Vecchia la tarifa debiera ser más alta para que se estimule el mercado.

Los contratos de abastecimiento energía eléctrica (PPA) mediante biogás celebrados entre los privados, el Ministerio de Energía y Minería y CAMMESA, por un plazo de 20 años, giran en torno a los 160 dólares el MWh, salvo el de Ricardone que al aprovechar desechos de rellenos sanitarios pudo cerrar una tarifa de 118 dólares por MWh.

Haciendo comparativas, Della Vecchia indica que al año 2015 Italia contaba con 1.000 MW provenientes del biogás. La Argentina, a pesar de su gran potencial de recurso agropecuario está recién montando poco más de 8 MW.

Lea también: «Bioenergías: reconocen más ofertas pero aseguran que existe mayor potencial»

Si bien el ingeniero reconoce que esta tecnología es más cara que la eólica o solar, señala que goza de potencia firme (a diferencia de las otras dos), permite tratar residuos, genera mayor cantidad de puestos de empleo por MW y activa de mayor manera las economías regionales.

En lo que respecta a proyectos de biomasa, tanto Pindó como Generación Biomasa Santa Rosa acordaron un precio de 110 dólares por MWh a un plazo de contrato a 20 años.

Por último, Generación Biomasa Santa Rosa entrará en operaciones el 4 de octubre del 2018. Se trata del emprendimiento de mayor envergadura entre los presentados.

«Vamos a invertir 42,5 millones de dólares para construir una planta de 12,5 MW», enfatizó Álvaro Lucena, presidente de Genergía BioCorrientes, empresa propietaria del proyecto.

El empresario especificó que para su funcionamiento serán utilizadas “unas 200.000 toneladas anuales de residuos de aserraderos que, actualmente, se queman y afectan el medio ambiente».

La planta ubicada en el Parque Foresto Industrial de Santa Rosa consumirá principalmente los subproductos generados por los aserraderos localizados en la zona. Generará 60 puestos de empleo directo, según estimaciones de los desarrolladores.

«Cuando la planta comience a funcionar, a mediados de 2018, pondremos en valor todos los residuos que hoy descartan y queman los industriales madereros de Santa Rosa, Corrientes», sostuvo Lucena, deslizando la posibilidad de que entre en operaciones antes de lo previsto.