¿De qué se trata la tecnología de punta que están ofreciendo al mercado?

Somos representantes de una firma francesa que se llama SUNKISS MATHERM, ellos desarrollaron y patentaron un sistema de alta tecnología de secado y curado infrarrojo catalítico hace 50 años, y desde entonces, continuamente fueron mejorándola, y ampliando sus utilidades en la industria.

En resumen, lo que lograron es lo que se denomina una reacción de combustión sin llama, esto se puede llevar a cabo, en determinadas condiciones de temperatura y presión, con la implementación de determinados elementos químicos intermediarios que favorecen la reacción de combustión (catalizadores), sin la presencia de una llama propiamente dicha, lo que presenta la gran ventaja de no correr riesgos de una explosión en su uso, ya que con ella no trabajamos en las condiciones para que se produzca.

Por otro lado, como toda reacción química de combustión, esta libera gran cantidad de energía, la cual, gracias a los precursores químicos antes mencionados, es emitida a una frecuencia tal, que es absorbida, únicamente por determinados materiales, como ser, pinturas, liquidas y en polvo, plásticos, barnices, etc. similar al efecto que podemos ver en un microonda.

Al concentrar gran cantidad de energía en un espectro de frecuencia determinado, la tasa de transferencia energética hacia los enlaces moleculares del material a tratar, es sumamente rápida, comparando con la tecnología clásica convectiva (aire caliente).

¿Y cómo se diferencia con la convencional?

Comparadas ambas tecnologías (de secado por aire caliente y de secado catalítico), resaltan dos marcadas ventajas, la primera es, que frente a un consumo de gas similar (un poco menos con tecnología catalítica), al elevar tan rápidamente la temperatura en las piezas, el secado es acelerado, dependiendo el caso, hasta 8 veces más rápido. Esto es una ventaja muy significativa.

La otra ventaja, es que al ser energía radiante, no aire caliente, la misma penetra en todo la capa del revestimiento, calentándolas a igual velocidad, desde la del sustrato metálico hasta la capa externa,  lo que nos brinda la posibilidad de trabajar a altas temperaturas, sin que se produzca en fenómeno de micro hervido en la película, debido al sellamiento de la capa que se encuentra en contacto con el aire, mejorando la terminación de la superficie, ya que la evacuación del solvente es en forma pareja en todo el espesor, y la adherencia al sustrato.

¿Qué proyectos están desarrollando?

Actualmente, en Argentina, estamos instalando hornos de curado catalítico para pintura en 3 empresas del rubro energético, dos de las cuales son fabricantes de torres eólicas, y la tercera, fabricante de equipos de compresión de gas. Tenemos una lista de proyectos para el 2019 en la cual integran empresas que fabrican equipamiento para el agro, empresas automotrices, y empresas de rubro energético.

De todas maneras, esta tecnología cuenta con diversas variantes desarrolladas, lo que permite su implementación en la industria Textil, la plasturgia, metal mecánica, automotriz, y demás.

En nuestras instalaciones de PESINGER, en Santa Fe, contamos con un laboratorio de Curado infrarrojo con termoreactores SUNKISS MATHERM, en el, realizamos diversas pruebas para nuestros clientes, invitándolos a participar en forma presencial las ventajas antes mencionadas.