De acuerdo a la Agenda Regulatoria Indicativa 2021 (ver en línea) definida por la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG), en lo que resta de este primer semestre se publicaría la normativa que regula y habilita el  ‘Mercado Anónimo Estandarizado’ (MAE) de Derivex.

De ese modo, se les permitiría a los comercializadores trasladar los precios de los acuerdos de energía, que ya se vienen tranzando en la plataforma de derivados financieros que opera Derivex desde el año 2010, hacia el mercado regulado y no sólo hacia el no regulado, como viene funcionando hasta el momento.

“El atractivo que tiene Derivex es que es un mercado centralizado y continuo, donde se pueden hacer operaciones todos los días hábiles del año, eso le va a permitir a los agentes contar con una nueva alternativa de contratación”, explicó Juan Carlos Tellez, Gerente General de la compañía, en una entrevista para Energía Estratégica (ver nota).

Además de esta propuesta, la CREG recibió otra en el marco de la Resolución 114/2018. Se trata de la de la Bolsa Mercantil. No obstante, según pudo saber este portal de noticias, la iniciativa viene avanzando de un modo más lento.

¿Cuál es la causa? Una fuente al tanto de los procedimientos confió a Energía Estratégica que esto se debe a que el esquema de Derivex ya viene funcionando y que, para poner en marcha al MAE, sólo hace falta la aprobación de documentos que habiliten los precios de las transacciones resultantes hacia los usuarios finales.

En cambio, el Mercado de Contratos de Energía Eléctrica (MCE) presentado por la Bolsa Mercantil es un proceso que comienza de cero. Es un nuevo sistema que, a diferencia de Derivex, propone subastas de contratos de suministro entre comercializadores y generadores sin intermediarios, donde se puedan celebrar contratos desde 1 a 20 años y no sólo de renovables, sino de cualquier tecnología.

Si bien este mecanismo es menos complejo que el de derivados financieros, debe gestionar la aprobación de la Superintendencia Financiera y de entidades eléctricas, lo que ralentiza su avance.

El proceso de aprobación y de entendimiento de este mecanismo ante la autoridad financiera es complejo porque no se trata de un valor financiero (como Derivex) y no cuenta con la intermediación de una sociedad comisionista ni otro actor, ya que se vincularán directamente los agentes del mercado mayoristas como agentes del mercado eléctrico y no financiero, cuentan las fuentes.

Entonces la Superintendencia Financiera plantea que puede vigilar a la Bolsa Mercantil en la forma que ejecuta el mecanismo pero no así a los agentes del mercado eléctrico, ya que no es su competencia. En cambio en Derivex sí se vigila a los intermediarios del mercado de valores.

Sobre este tema es el que se está trabajando y se espera que en los próximos meses haya un desenlace favorable para la Bolsa Mercantil, probablemente a través de una resolución o un decreto.

De ser así, fuentes conocedoras del proceso comentan que el MCE podría estar operativo entre finales de este año y principios del 2022, ya que el esquema está concluido, a la espera de una determinación favorable de las autoridades.