Muchos se preguntan cómo se podrá recargar un vehículo eléctrico en un toma corriente del hogar, cuando en verano se multiplican los cortes de energía tan solo por encender más aires acondicionados.

Sin embargo, los autos con nuevas tecnologías ya son una realidad, y poco a poco, tendrá que pensarse en ellos para ser implementados en la Argentina, así como sucede en otras partes del mundo.

El análisis de Renault para convertirse en la primera marca en probar y comercializar modelos eléctricos en el país tiene un punto de partida: los combustibles fósiles se irán terminando en el tiempo, y es urgente la búsqueda de alternativas para reemplazar la nafta.

Junto a la socia Nissan, la francesa ya desarrolló varios productos con este sistema para el mercado europeo, modelo que forman parte de la división Z.E. Los vehículos que se incluyen son cuatro: Kangoo, Fluence, Twizy y Zoe.

El proyecto local


«En Renault tenemos la decisión de ir a fondo con la nueva tecnología. Llevamos más de100.000 vehículos vendidos en el mundo con un 90 por ciento de satisfacción de los clientes, por lo cual es difícil que vuelvan al vehículo convencional. No queremos que la Argentina quede afuera de este proceso».

Así se refirió Thierry Koskas, presidente de Renault Argentina, al proyecto de comercializarvehículos eléctricos en el país antes de fin de año.

El primer paso de la marca consiste en ofrecer a los clientes de flotas la posibilidad de probar los Kangoo eléctricos, vehículos de trabajo, para ser implementados en su compañía.

También el periodismo es parte de esta etapa, para la cual la marca organizó un test drive en el circuito KDT de la ciudad de Buenos Aires. Allí se probaron diferentes versiones de Kangoo y el Twizy, un vehículo para dos personas, chico y práctico para usar en la ciudad, que todavía no podrá importarse ya que no está homologado.

«Arrancamos las prueba con potenciales clientes. Normalmente, estos vehículos desembarcan en los mercados, en primera instancia, para flotas gubernamentales o privadas y en una segunda etapa para el cliente particular», agregó Koskas. El directivo también aseguró que antes de fin de año podrían estar los modelos en el país.

Si bien hablar de autos con baterías recargables como si fuera un celular parece formar parte de un mundo lejano, en realidad se está mucho más cerca de lo que se cree. 

El menor gasto, la gran ventaja

La diferencia que implica cargar la batería de un vehículo eléctrico con llenar un tanque de nafta es la gran ventaja que tienen estos vehículos, además del silencio que inunda los habitáculos con estos motores.

En el primer caso, mientras que recorrer 1.000 kilómetros con un motor convencional tiene un costo de $1.150, el hacerlo con uno eléctrico ronda los 76 pesos considerando un valor de $11,5 el litro de combustible frente a 0,49 $/kWh.

El ahorro se incrementa notablemente considerando un recorrido de 20.000 km. Mientras que es de 23.000 pesos en un vehículo convencional, es de 1. 520 en uno con la nueva tecnología. Así lo explicó Federico Goyret, Brand Manager de la división eléctricos de la marca.

Otra ventaja son los gastos de mantenimiento, que se reducen notablemente al no tener que pensar en sistema de refrigeración de motor, filtros de aceite y nafta, bujías ni correa de distribución.

En cuanto a la batería, tiene una duración de 10 años, con posibilidad de reciclaje.

En lo referido a precios, son más caros que una versión convencional. Según el primer estudio económico realizado por Renault con Kangoo Z.E., sería de $400.000 aproximadamente para laversión utilitaria. Se trata de las primeras estimaciones, sujetas a variaciones, producto de la dinámica del mercado y a las políticas fiscales e impositivas que existan al momento de la comercialización.

¿Cómo funciona?


Los autos eléctricos son parte de las nuevas tecnologías que con el tiempo serán «de serie» en la mayoría de las marcas.

«Son el futuro de la industria automotriz, vehículos cero emisiones y cero ruido», explicó Goyret.

El sistema funciona mediante un motor eléctrico con varias funciones que contribuyen a la eficiencia. Es con una sola marcha y función start-stop.

En el caso del Kangoo, se ofrece tanto parapasajeros como para carga, útil especialmente para el reparto en las ciudades.

El método de carga de las baterías compactas de ion-litio, que son las de Renault, puede ser de diferentes modos:

  • Carga standard en red doméstica a través del tomacorriente normal, alrededor de 10 horas.
  • Carga standard en red doméstica por Wall Box, aproximadamente entre 4 a 8 horas.
  • Carga acelerada en surtidor público, 1 hora.
  • Carga rápida en surtidor público, el 80% en 30 minutos.
El Wallbox es un dispositivo especial que se instala en el hogar. En la Argentina seráncomercializados por Edesur, empresa que firmó un acuerdo con Renault, y tendrá un valor de 1.200 dólares.

La autonomía de 170km y una velocidad máxima de 130 kilómetros.

Kangoo, el primer eléctrico en las calles


Los modelos que planifica comercializar Renault en esta primera etapa son dos versiones de Kangoo:

  • Maxi Z.E. (pasajeros): mide 4,66 metros de largo, tiene capacidad para cinco personas y un baúl con 750 litros de capacidad.
  • Furgón Z.E. (carga): tiene espacio para dos pasajeros, con una capacidad de carga de 650 kilos o 3.400 litros de volumen. Puede llevar objetos de un largo máximo de 4,21 metros y cuenta con un techo trasero removible, para transportar objetos de gran altura.

En cuanto al diseño es más moderno que el fabricado en Córdoba, ya que pertenece a la segunda generación de la «ludospace» adaptada para soportar el peso de las baterías. Y como su nombre lo indica es más grande, ya que suma 40 cm.

En cuanto al motor, es eléctrico con 60 caballos de potencia. Alcanzan una velocidad máxima de 130 km/h y aceleran de 0 a 100 km/h en 20,3 segundos.

Manejar estos vehículos es muy sencillo, ya que tiene sólo una marcha directa y hay que acelerar o dejar de hacerlo para frenar.

Lo más llamativo es lo silencioso que son, a tal punto que tienen en el tablero un ícono con una luz verde que dice GO cuando está en marcha, ya que no hay forma de darse cuenta en qué momento está encendido.

Otras propuestas


En el país se comercializan algunos modelos eléctricos pero nada muy cercano a un automóvil, sino que se asemejan a un «carrito de golf».

Son los Biró, que son de origen Italiano, Gem y Polaris, estos dos últimos fabricados en los Estados Unidos, importados por Naval Motors. Estos vehículos son muy utilizados para utilizan en los barrios cerrados, al estilo Nordelta.

En el caso de Renault, el Twizzy también es un vehículo pequeño, útil para el uso en pequeñas ciudades y distancias. Es un modelo «simpático»,  que podría asemejarse a un Smart, aunque por ejemplo tiene puertas sin vidrios, lo cual lo hace más cercano a una moto.

Por ahora el Twizzy no podrá ser comercializado en el país porque le falta la homologación.

Eléctricos vs Híbridos


Los autos híbridos también son parte de las nuevas tecnologías que desarrollan las automotrices para ahorrar combustibles y reducir la contaminación ambiental.

En la Argentina, los modelos que se comercializan con esa motorización son el Prius de Toyota y la Touareg de Volkswagen.

Estos funcionan combinando la combustión tradicional (nafta o diesel) con el motor eléctrico.

En la práctica, la gran diferencia es que, los vehículos cien por ciento eléctricos, tienen una tecnología que está un paso adelante de los híbridos en cuanto a protección del medio ambiente.Producen cero partículas de CO2 y ayudan a minimizar el nivel de ruidos y la contaminación sonora tan habituales en las ciudades modernas. Así, no sólo tienen el potencial de mejorar la movilidad urbana y la independencia energética, sino también la calidad de vida.

«La era del vehículo cero emisión a gran escala, comenzó», declaró Carlos Ghosn, presidente y director general de la alianza Renault-Nissan. «El desarrollo de infraestructura para la recarga deberá satisfacer la creciente demanda para así reafirmar nuestro compromiso en el largo plazo con la tecnología».

En cuanto a las necesidades para que este sistema sea realidad, según Renault se necesita una infraestructura de red para recarga, donde el cliente esté seguro que podrá abastecer el vehículo rápidamente y en cualquier lugar.

También son importantes los incentivos fiscales e impositivos con políticas públicas que beneficien a los usuarios de VE. La automotriz ya firmó más de 100 convenios en el mundocon autoridades públicas y otros sectores interesados para fomentar el desarrollo y la comercialización del vehículo eléctrico, mientras que en la Argentina avanza en acuerdos con autoridades de la Ciudad de Buenos Aires y Córdoba.