La organización no-gubernamental CAMBIO propuso al Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR) la intervención del sector público para el despliegue de un programa de almacenamiento y techos solares residenciales (ver detalle).

Aquello estaría fundamentado en su Estudio de Integración de Recurso Solar Distribuido en Puerto Rico que reveló la oportunidad de alcanzar un 75% de energía renovable distribuida al año 2035.

De acuerdo al estudio que efectuaron, sería técnica y económicamente factible implementar un eventual programa de energía solar en azoteas administrado por la empresa de servicios públicos.

A través del “utility-run rooftop solar program” CAMBIO recomendó diseñar Solicitudes de Propuestas (RFP, por sus siglas en inglés) anuales emitidas por la AEE para comprar paneles solares, baterías, inversores, sistemas de estanterías y otros equipos auxiliares para sistemas de techo residenciales estandarizados (2,5-3,5 kW de energía solar y 11-15 kWh de almacenamiento, según las tecnologías disponibles).

Es preciso indicar que este modelo en el que la AEE sería propietaria y administradora del proceso de instalación de sistemas de almacenamiento y energía solar en techos residenciales a pequeña escala, contemplaría la contratación de instaladores locales de energía solar en techos.

De allí que se abran expectativas de eventuales licitaciones periódicas para que empresas integradoras de energía solar de pequeña escala compitan para encargarse de proveer equipos e instalarlos dando prioridad a los clientes de ingresos bajos, medios y rurales.

Para la compra de equipos, CAMBIO propone:

  • 46 MW en paneles fotovoltaicos (dimensionados para construir sistemas de 2,5-3,5)
  • 1070 MWh (CA) de almacenamiento de batería de 4 horas, dimensionados para construir bancos de baterías de 11-15 kWh
  • Equipo de montaje, inversores, controladores de carga, sistemas de monitoreo remoto, respaldo subpaneles, cableado y equipos auxiliares para un total de 17,000 instalaciones en techos que cumplan con el código de construcción de Puerto Rico 2018.20

El programa propuesto daría respuesta a aquellos puertorriqueños que aún no pueden acceder a soluciones solares en los techos de sus hogares y para quienes aún no se contemplan facilidades de financiamiento dentro de la planificación de gobierno comunicada hasta el momento.

“Creemos que este enfoque, que se basa en soluciones del mercado privado para brindar energía renovable, no hace un uso óptimo de la cantidad histórica de fondos federales disponibles, que podrían utilizarse para ayudar a transformar el sistema eléctrico de Puerto Rico en un sistema asequible y descentralizado basado en energía renovable para 2035”, señala CAMBIO en su comentario público presentado.

Argumentando aquello, desde Cambio aseguran que, por un lado, el Plan de infraestructura de esta década para el uso de más de $14 mil millones en fondos del FEMA no asigna ningún recurso federal a la energía renovable o al almacenamiento. Y, por otro lado, los tranches de RFP se centran en el desarrollo de recursos solares utilty scale, con participación de plantas de energía virtuales sólo en el primer tranche.

Puerto Rico apuesta a más: abrió oficialmente su segunda subasta para contratar renovables y almacenamiento