En una nota dirigida al ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, trabajadores del Centro Atómico Bariloche solicitaron que no exista ningún despido en Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y en el Instituto Balseiro, y que los contratados, becarios y monotributistas pasen a Planta Permanente, arbitrando los mecanismos necesarios para garantizar la continuidad durante el período de transición.

También pidieron que se respeten los ingresos al CONICET, con lugar de trabajo en la CNEA y que se conserven todas las líneas de trabajo.

El requerimiento de los trabajadores del Centro Atómico Bariloche también comprende que se reabran las negociaciones paritarias, suspendidas desde 2007, a pesar de haber un fallo judicial a favor de su apertura.