23 de agosto de 2018

Energía Estratégica

Por Energía Estratégica.
[email protected]

Ramón Fiestas: “Argentina está en camino de convertirse en el tercer mercado de Latinoamérica”

El presidente del Global Wind Energy Council (GWEC) para Latinoamérica, Ramón Fiestas, realizó una columna de opinión exclusiva para Energía Estratégica, a días de la inauguración de “Argentina Wind Power 2018”, el evento eólico más importante y representativo de la industria que se realiza en el país.

El encuentro que el sector eólico va a celebrar en Buenos Aires los próximos días 6 y 7 de Septiembre en el marco de ARGENTINA WIND POWER 2018, Conference & Exhibition, transmite la señal potente de la industria, los agentes y operadores económicos y empresariales nacionales e internacionales, de quedar alineada con los otros grandes mercados eólicos en la región en la senda de la modernización del sector energético y, en definitiva de su economía.

En el siglo XXI las economías comprometidas con los Objetivos del Milenio, están contando para su modernización con una transformación relevante de su matriz energética, hecho que no se concibe sino a través de la incorporación substancial de generación eléctrica de origen renovable. Ni siquiera quienes aún subsidian el uso de combustibles fósiles son capaces de prescindir de sus fuentes renovables en la canasta energética, toda vez que no están dispuestos a asumir las consecuencias de quedar desacoplados de esa modernización.

Existe ya una conciencia colectiva sensible a la urgencia de combatir los efectos del cambio climático que asume la necesidad de modificar profundamente nuestras pautas de consumo energético, en particular modernizando los procesos y tecnologías de producción de electricidad. En la Era de la Conectividad, las generaciones que se desenvuelven con toda normalidad en el mercado digitial, aspiran a disponer de energía abundante, limpia y segura, además exigen conocer la trazabilidad de la huella de carbono en los productos que consumen, y requieren que los mercados les provean de bienes y servicios ambientalmente sostenibles.

En definitiva, la sociedad en general demanda energía moderna, competitiva y sostenible, y está comprometida con un proceso de transformación que, entre otras regiones en América Latina, también gravita entorno al incremento exponencial de la electrificación de sus economías de la mano de la sustitución gradual de numerosos hábitos de consumo energético cotidianos, entre los que la electrificación del transporte mediante la incorporación del vehículo eléctrico es uno de sus exponentes más carismáticos.

El rol preponderante que está desempeñando la energía eólica en este proceso de transición energética, no está en discusión cuando este resulta indisociable al aprovechamiento masivo de fuentes de energía abundantes, limpias e inagotables y competitivas, en definitiva, de energías renovables.

A nivel global, las estimaciones más conservadoras apuntan a que la potencia eléctrica de origen renovable instalada se incrementará pasando de cerca del 30% en la actualidad a más del 50% en 2040. Aquí es donde la energía eólica despliega todo su potencial porque siendo ya la de mayor implantación, más eficiente y competitiva de las tecnologías no convencionales de generación de electricidad, se estima que absorberá más del 50% de dicho incremento, y la Argentina no es ni mucho menos ajena a esta realidad.

Este año Argentina está en camino de convertirse en el tercer mercado de Latinoamérica en potencia eólica anual instalada. De los más de 3.700 MW eólicos que hasta la fecha han sido adjudicados entre las licitaciones del programa RenovAr, Mercado a término y procedentes de la Resolución 202/2016, el 50% de los proyectos se encuentra ya en fase de construcción y mas 400 MW habrían de integrarse en 2018 al sistema eléctrico, con lo que el camino trazado para su modernización ya está siendo desbrozado y con ello la posibilidad de vehicular y estimular el acceso de todos los consumidores a la contratación de esta energía moderna.

La transcendencia que tendrá el encuentro que el Sector y la industria eólica celebrarán en las próximas semanas en la Argentina resulta de primer orden considerando que en 2019 deben quedar despejados importantes desafíos en este mercado.

En efecto, de una parte, debe asegurarse el despliegue de todo el potencial financiero, industrial y logístico que requiere la instalación de más de 2000 MW eólicos previstos para la próxima anualidad, lo que en sí mismo apunta ya a una estrategia consensuada y, de otra parte, se hacen necesarias medidas políticas y regulatorias que proporcionen visibilidad y seguridad a la senda de progresión, continuidad y sostenibilidad de las inversiones, lo que en este caso trasciende al refuerzo imprescindible de las infraestructuras eléctricas de transmisión.

El diálogo entre los operadores y agentes y las Administraciones Energética, de Producción, Transporte y Vialidad, los consumidores de energía limpia, junto al intercambio de las experiencias de los inversores y de los equipos de ingeniería y expertos nacionales e internacionales, abierto a la participación de los nuevos talentos llamados a asegurar la continuidad de la cadena de valor local de este sector económico, constituye una oportunidad única para impulsar a la Argentina por la senda de la modernización de su economía en la recta final de un año en el que esta Nación es protagonista de los eventos intergubernamentales y empresarial que acaparan la mayor atención internacional.

Dejanos tu comentario sobre este artículo