La revisión de contratos de energías renovables que confirmó Andrés Manuel López Obrador en una conferencia de la semana pasada sigue siendo un tema que genera debate en México.

Por un lado están aquellos que ven con buenos ojos la medida e incluso toman la iniciativa como una oportunidad para el sector. Y por el otro se encuentran las personas que desconfían de la propuesta.

Para colaborar al debate, Energía Estratégica consultó a Victor Ramirez Cabrera, Vocero en Plataforma México Clima y Energía y consultor independiente de varias empresas del país.

“Sin haber una razón real de por medio, se negociarán contratos que concursaron públicamente, no es que fueron adjudicaciones directas”, declaró el entrevistado.

“Es poco recomendable que se revisen todos estos acuerdos, productos de una licitación y que entregan energía a muy bajo costo”, agregó.

La explicación que declara el Ramírez Cabrera es desde el punto de vista de la desconfianza, lo que se ve reflejado en inversiones retiradas o postergadas en el país debido a distintas medidas a lo largo del mandato.

Tal es el caso de AES Corp., que meses atrás pospuso un acuerdo para construir un parque eólico de US$400 millones por problemas de permisos.

“Se le está diciendo a la iniciativa privada o a los inversionistas que no importa si concursan, después se les pueden cambiar los contratos a mitad de la operación. Eso es incertidumbre”, sentenció el Vocero de PMCE.

Pero esta no es la primera que reverán acuerdos en el sector de la energía. Un año atrás la Comisión Federal de Electricidad (CFE) renegoció los términos de compañías canadienses que operaban gasoductos.

Hecho que bajo criterio de consultor “no benefició a ninguna de las partes, sino que solamente dio argumentos políticos para decir que se ahorraba en el corto plazo, pero que se gastaba más en el largo”.

Otro de los puntos en cuestión y que a la vez mantienen en vilo al sector de las energías limpias en México son las elecciones que se llevarán a mitad del corriente año, más precisamente el 6 de junio.

“Si el Gobierno actual mantiene la mayoría y es capaz de cambiar las leyes, difícilmente habrá una recuperación de confianza o inversiones a corto y mediano plazo. Y difícilmente México recuperará el lugar que tenía”.

“Hoy, lamentablemente, las empresas en lugar de dedicarse a hacer proyectos, se están ocupando de litigar y defender sus contratos, a defender la aplicación de la ley”, añadió.