La Patagonia argentina es la región que más energía aporta al Sistema Argentino de Interconexión eléctrica (SADI) proveniente de proyectos de generación renovable. Según datos de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), esta zona del país alcanzó hasta la fecha los 589 megavatios de ERNC. Entre ellos, los parques eólicos representan 542 megavatios de potencia instalada y los restantes 47 megavatios corresponden a tecnología minihidro.

En el país, precisamente la eólica se destaca como la tecnología de generación renovable que más penetración tiene en la actualidad. Ya alcanza los 944 MW, presentes en la región Centro (48 MW), Buenos Aires (256 MW), Comahue (40 MW), Noroeste (58 MW) y la anteriormente mencionada Patagonia (542 MW).

Por su parte, la energía solar fotovoltaica avanza más tímidamente, debido a demoras en la construcción de algunos proyectos de esta tecnología que fueron adjudicados en el marco del Programa RenovAr. Esta tecnología está presente en parques ubicados en el NOA, Cuyo y región Centro, alcanzando los 302 megavatios de potencia solar instalados.

Entre estos se destaca Cuyo que alcanzó los 360 megavatios de generación renovable, gracias tanto a la tecnología la solar (172 MW), como a la hidráulica (188 MW). En esta región, San Juan es una de las provincias con mejores posibilidades de desarrollo renovables según el “Indice Provincial de Atractivo Renovable” (IPAR).

El Norte del país también está entre las regiones con buen porcentaje de renovables, mientras que en el NEA sólo se registran 47 MW instalados en centrales de bioenergía, el NOA es la región que ofrece mayor diversificación de fuentes de generación, sus 322 MW totales se dividen en: 188 MW hidráulica, 79 MW solares fotovoltaicos, 67 MW de bioenergía y 58 MW eólicos.

Este escenario podría cambiar en los próximos meses cuando inicien operación comercial importantes proyectos solares en las provincias del norte argentino. Sólo el parque solar Cauchari promete 300 MW a inaugurarse posiblemente antes del segundo semestre del año.

Con similar penetración renovable, la región Centro y Buenos Aires alcanzaron los 234 MW y 285 MW, respectivamente. En el caso de Buenos Aires, sólo incluye hasta la fecha proyectos operativos con tecnología eólica (256 MW) y bioenergía (29 MW), mientras que la región Centro tiene presencia de proyectos eólicos (48 MW), fotovoltaicos (51 MW), hidráulicos (116 MW) y de bioenergía (19 MW). 

En menor medida, el litoral (en este caso, litoral se considera sólo a las provincias de Santa Fe y Entre Ríos) debe sus 10 MW totales de energías renovables a 2 MW en central minihidro y 8 MW en centrales de bioenergías. Aunque este número es poco alentador, sólo a través del programa RenovAr se espera un total de 12 proyectos sólo en provincia de Santa Fe que suman más de 30 MW. 

Entre todas las tecnologías renovables se alcanzaron, en los primeros meses de 2019 1915 MW de potencia instalada. Las cuales lograron en el mes de marzo que la participación de renovables en el cubrimiento de la demanda supere el 5%. En detalle, la intervención por tecnología fue la siguiente: eólica 3%, minihidro 1,2%, solar fotovoltaica 0,5% y bioenergía 0,4%.

No obstante, el record histórico se alcanzó el viernes pasado, con un máximo de 8,73% de renovables cubriendo la demanda energética nacional, un número no tan lejano al objetivo de lograr el 12% en 2019, fijado por Ley.

En resumen, de acuerdo a la base de datos de CAMMESA, que recaba información desde enero de 2011 –relativa a la generación de energía eléctrica a partir del fomento de la Ley N° 26.190–, la tecnología renovable que este año va registrando mayor participación es la eólica (57%), la sigue la hidroeléctrica igual o menor a 50MW (28%), en menor medida la solar fotovoltaica (9%) y finalmente bioenergía (6%).