La idea de construir una planta piloto biomásica forestal en la localidad de Esquel, provincia de Chubut, surgió a principios del 2014, ante el problema que significaba la acumulación de residuos leñosos fuera del circuito productivo. Se estima que tendrá una potencia de 200 KW y será capaz de suministrar energía térmica y eléctrica a la planta de tratamiento de residuos de la ciudad y empresas del parque industrial.

La iniciativa comenzó a hacerse realidad a partir de fondos suministrados por el plan nacional Probiomasa, incentivado por el Ministerio de Agricultura de la Nación. Allí se completó la primera etapa de viabilidad y factibilidad para verificar las condiciones del bosque y las propiedades de los residuos forestales extraídos para que a partir de su quema se pueda generar energía eléctrica. “Ese análisis ya está hecho y fue atravesado con éxito; lo que falta ahora es la siguiente etapa: montar la infraestructura de la planta”, cuenta a Energía Estratégica Damián Villanueva, secretario de Producción y Empleo de Esquel.

Explica que ahora están preparando una carpeta con el detalle de todo el presupuesto que requerirá el montaje, el cual estima que rondará los 13 millones de pesos.

Nosotros lo que tenemos que hacer es terminar la carpeta para poder presentarla ante organismos estatales como el ministerio de Planificación de la Nación o la Secretaría de Energía para que financien el proyecto, lo que calculamos que podría estar lista antes de los 6 meses”, indica la autoridad.

No obstante, no descarta acudir a fondos provinciales o municipales para concretar el proyecto. “Estamos articulando con funcionarios del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la provincia de Chubut para ver si podemos gestionar la marcha del proceso; la otra opción sería generar recursos propios a través de la municipalidad de Esquel, pero ese es un camino más complicado”, detalla Villanueva.

Por su parte, Ricardo Rodríguez Martín, ingeniero técnico a cargo de la planta que también dialogó con este medio, se mostró optimista ante la posibilidad de poder reunir los fondos suficientes, ya que “se trata de la primera planta de Chubut que con recursos forestales pretenderá generar energía eléctrica y no se trata de un monto demasiado elevado para el estado”.

Ante la consulta sobre la posibilidad de que capitales foráneos intervinieran sobre el proyecto, el asesor dijo que “si viene a invertir una empresa china, los que se van a llevar el rédito serán en tal caso ellos, y no el país. Esquel tiene por objetivo que el proyecto se haga con fondos estatales”, remató.