En exclusiva para Energía Estratégica, Mariano Lamothe, economista y gerente de Análisis Económico de la consultora especializada abeceb.com analizó un tema que hoy ocupa un lugar preponderante en la escena pública: la producción y comercialización de energía. Se la acusa de ser una de las principales responsables de los problemas económicos, la falta de divisas y el ajuste de presupuesto por parte.

¿Cómo afecta el déficit energético para el desarrollo de la industria?

El déficit energético afecta a la industria por 3 canales:

a)    Problemas macroeconómicos.

  • Restricción externa: la necesidad de importaciones cada vez mayores de energía profundiza la escasez de dólares en el país. Esto implica mayores restricciones a las importaciones no solo de bienes finales sino también de insumos intermedios que las industrias necesitan para su producción. También impacta en las restricciones en la remisión de utilidades a la hora de tener que  negociar con las casas matrices.
  • Déficit fiscal: El déficit energético tiene detrás niveles muy elevados de subsidios. Esos subsidios se financian con mayor presión impositiva que impacta en la competitividad industrial y con déficit fiscal financiado con emisión y mayor inflación que impacta en los costos empresariales.

b)    Incertidumbre de abastecimiento y costos: del déficit energético trae consigo cambios en los esquemas de aprovisionamiento de energía por parte de las industrias. Son la primera variable de ajuste en el aprovisionamiento ante picos de demanda. Ya no pueden hacer contratos que aseguren el aprovisionamiento. De este modo muchas industrias han tenido que invertir en generación propia (con combustibles líquidos) no solo aumentando los costos sino también desviando fondos que se podrían haber destinado a la mejora en lo productividad.

¿Cuáles sectores son los más perjudicados por el déficit de energía?

Los sectores productores más afectados son aquellos que utilizan la energía (especialmente el gas) como un insumo básico para sus productos. Estos sectores son especialmente la química y la petroquímica.

En segundo lugar se ubican aquellos sectores productivos en los que la energía es primordial en los procesos de transformación. En estos se ubican sectores del aluminio, el acero, Vidrios y cerámicas y otras refinaciones o fundiciones.

 

Abeceb

 

¿Actualmente los precios internos hacen que la industria sea competitiva?

Los precios internos de la energía para la industria no marcan una diferencia dado que en muchos casos las empresas tienen que realizar inversiones para generar su propia energía en los periodos de escasez. Estos sistemas de generación no son eficientes. Por otra parte, hay industrias que tienen que parar su producción por periodos indefinidos por cortes en el gas que no puede ser sustituido por otros combustibles eso le resta competitividad.

¿Qué va a pasar cuando se retiren los subsidios?

El impacto mayor se observará sobre el sector residencial y comercial. El sector industrial entre los diferentes programas especiales que se fueron instaurando pagan tarifas más cercanas a los costos de generación.

El impacto positivo sobre los desequilibrios macroeconómicos seguramente más que compensará el aumento de tarifas.

Donde más inconvenientes pueden existir es en aquellas industrias en las el gas es un insumo de sus productos.

¿Notan que las fuerzas políticas están encarando bien el tema?

Las distintas fuerzas políticas con posibilidades de gestión en el próximo ciclo tienen un diagnóstico más acabado del problema energético. También hay conciencia de que no es sostenible seguir con los niveles de subsidios a la energía tales como los actuales y que es necesario comenzar a revertir la tendencia deficitaria del sector. Para ello reconocen que hay que recrear las condiciones que atraen la inversión.