La charla estuvo orientada a definir el espacio de convergencia entre la política nacional y provincial que apunta a las economías regionales respecto de las energías renovables: “Mi intención es tratar de mostrar por donde va la Nación, que manda directrices, y las provincias que se terminan adecuando”, expresó Sebastián Valente, coordinador del Programa de Energías Renovables del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Desde la perspectiva del especialista, el mismo reconoció dos tipos de oportunidades para trabajar por parte de las PyMes en este territorio. El primero de ellos a corto plazo, aprovechando que las PyMes se enmarcan en el proyecto de Ley Nacional N° 27.191, de Régimen de Fomento Nacional, sancionada en el 2015 y reglamentada hace muy poco, se puede avanzar en un marco nacional que asegura regionalidad. Desde este aspecto, “se debe conocer las oportunidades que existen sobre todo a nivel industrial. Cuáles son los nichos u oportunidades de cada eslabón a nivel regional donde hay oportunidad industrial”, agregó Valente.

En tanto, en referencia a la segunda oportunidad a largo plazo, se refirió a la iniciativa de trabajar con nuevos modelos de negocios en base a fuentes renovables, sobre todo en la bioenergía, que es una tecnología muy conocida.

Este tipo de energía amplía el juego para todo el sector industrial, no requiere mucha tecnología, como sí la fotovoltaica y la eólica. Entonces es de amplio alcance para las provincias y tratar de ver bajo este concepto de agregado de valor, a donde las provincias se tienen que meter en nuevos modelos de negocios, para poder agregar valor y asegurarse rentabilidad”, consideró el miembro del INTI.

Teniendo en cuenta, muchas veces el desconocimiento por parte del sector empresarial tanto de grandes empresas como PyMes, Valente también hizo referencia a su postura frente a este nuevo paradigma de trabajo con energía renovable. “Las renovables tienen varios aspectos positivos. El empresario busca siempre la renta porque uno tiene que asegurarse en recuperar la inversión y una renta social. La mirada moderna versa sobre la renta, otras aristas de los proyectos deben ser la eficiencia energética, el impacto del cambio climático, esas son dos grandes potenciales que son independiente de la renta marginal. Las renovables dan independencia y soberanía eléctrica”.

Frente a ello, el desarrollo de mundo de la energía de baja potencia y herramientas residenciales, se posicionan en la región para ser un aspecto importante de trabajo: “Por ejemplo no puede ser que hoy con lo simple que es la tecnología solar térmica, que no haya calefones solares en viviendas de carácter social, energía solar térmica para mejorar la eficiencia energética del hogar y para bajar los costos energéticos”.

Valente, reconoció: “Es una tecnología muy simple, donde hay una alta oportunidad pyme y mipyme para emprendedores. Luego pasaría a otras tecnologías que son de mayor necesidad tecnológica que quizá todavía la pyme no está preparada”.

Fuente: Página Central.