El consejo de Ministros extraordinario aprobó el tope la excepción ibérica, que limitará el precio del gas a 40 euros el MWh, subiendo paulatinamente hasta 50 euros, por un periodo de 12 meses.

En el marco del webinar “Perspectivas de los mercados de energía en Europa”, organizado por la consultora Aleasoft, distintos actores del sector debatieron sobre la aplicación de ésta medida y los cambios que generará en el mercado.

“Entre las consecuencias que podemos esperar, se encuentra un descenso en el precio del mercado. También bajará el precio de los consumidores finales, sobre todo de los que tengan la tarifa regulada, al precio del POOL”, resaltó Oriol Saltó i Bauzà, miembro de Aleasoft.

En esta línea, el directivo destacó las previsiones que esperan acerca de la reacción del mercado con la implementación del tope. Apuntó que teniendo en cuenta el precio del CO2, que hoy se ubica entre 80 y 90 € por tonelada, los valores mayoristas oscilarán entre los 110 y 150€/MWh. 

Hoy el precio marginal del mercado mayorista en Iberia está en torno a los 220 €/MWh.

Por lo tanto, Antonio Canoyra, profesor asociado al Departamento de Energía Eléctrica en la Universidad Pontificia de Comillas (ICAI), observó que en la península el precio que se va a conseguir será mucho menor que el que el de Francia.

“Esto hará que la exportación aumente. Podemos predecir con bastante seguridad que durante algunos meses estaremos exportando 24/7, a todas horas”, remarcó el académico.

Por otro lado,  Saltó i Bauzà mencionó una consecuencia que ya están divisando, incluso antes de que se aprobara la excepción ibérica, que es el comportamiento de los futuros. 

“Una vez dieron el ok todos los precios colapsaron al mismo nivel alrededor de 150 euros, y a partir de ahí han evolucionado juntos. Prevemos que durante muchos días se implementará el precio límite”, asegura el especialista.

Siguiendo la idea plantea que «vamos a tener valores planos muchísimos días durante los siguientes 12 meses. Los cálculos de 2024 no se verán afectados por esta medida aún».

Impactos en el mercado

Durante el webinar, los expertos remarcaron que mucho del análisis se basa en conjeturas, ya que se deberá conocer la letra chica de la implementación del tope del precio del gas para la generación de energía eléctrica, una vez publicado el Boletín Oficial el sábado.

En ese sentido, Francisco del Río De Pablo, consultor consultor independiente sobre gestión de energías y PPAs, se preguntó cómo se pagará la diferencia del precio del gas en el mercado y en el nuevo sistema regulado, esa diferencia de los 80 euros por MWh que cuesta hoy contra los 40 que se aplicarán. 

Advirtió que “alguien va a tener que hacer frente al sobrecoste asociado a la diferencia entre el precio topado y el precio real del gas”. “En un principio parece claro que van a ser los consumidores los que van a hacer frente a ese coste, la pregunta es: ¿Qué consumidores harán frente a ese coste?”, puntualizó.

Y analizó: “Si se repartiera entre toda la demanda, entre todos los consumidores proporcionalmente a su consumo, se pueden generar ruidos y penalizaciones sobre algunos de los agentes que, por ejemplo, hayan hechos sus deberes; es decir, que como consumidores hayan realizado coberturas, que hayan fijado el precio del gas para sus consumos o su comercialización de los próximos 12 o 24 meses”.

Por el contrario, el especialista sostuvo que, si se reparte ese sobrecoste solo entre los consumidores que no hayan realizado esas coberturas, “el escenario que nos podemos encontrar es que haya muy poca demanda, o pocos consumidores, o menos de los que hay ahora. Y por tanto el sobrecoste unitario será mayor”, observó Del Río de Pablo.