¿En qué consiste la nueva tecnología que están presentando?

En lo que respecta a la electrónica de potencia, reutilizamos el módulo de las series SP y FC que lleva más de 15 años de evolución y mejora continua. Esto nos permitió incorporar todo lo que aprendimos y seguimos aprendiendo en los cerca de 6000 sistemas que tenemos funcionando. 

Sobre esta robusta base rediseñamos un nuevo control digital desde cero incorporando un procesador de última generación logrando así, una resolución de 4 dígitos en todas las mediciones.

También, pusimos especial énfasis en las comunicaciones por lo que incorporamos un procesador independiente para para tal fin.

¿Cuáles son sus prestaciones principales? 

El control digital le da una gran flexibilidad al equipo permitiendo actualizar el firmware de forma remota e incorporar nuevas funcionalidades, mejoras y adaptaciones a las normativas de los distintos países del mundo que evolucionan año a año.

El módulo de comunicación mejora las posibilidades de configuración remota, monitoreo y sincronización con otros componentes del sistema de generación y almacenamiento.

La nueva serie SPD también incorpora dos salidas de contacto seco para crear automatizaciones a partir de los datos de generación, consumo y almacenamiento que el procesador administra. 

¿Qué problemática o limitación de otros modelos en el mercado viene a resolver? 

Estos equipos amplían la capacidad de combinarse en sistemas paralelo, trifásicos y fase partida (split phase), almacenar datos aún en escenarios aislados para analizar oportunidades de mejora que podrán implementarse de forma remota. 

También la comunicación con otros equipos del sistema como reguladores, baterías de litio o cargadores permite encontrar la configuración más eficiente y aprovechar al máximo la energía limpia. 

Con las salidas de contacto seco el inversor QMAX podrá controlar generadores, motores eléctricos u otros dispositivos sin comunicación para lograr aplicar una inteligencia única a todo el sistema.

¿Con qué tecnologías compite?

Los escenarios aislados son los más exigentes por las condiciones ambientales, los sobreconsumos momentáneos y los picos de arranque. Por eso muy pocas empresas en el mundo ofrecen equipos sincrónicos con todas las funcionalidades off grid.

En esos escenarios el inversor debe administrar el almacenamiento, múltiples fuentes de carga y los consumos. 

El nuevo control digital que estamos lanzando nos pone tecnológicamente a la par con los principales especialistas en sistemas aislados del mundo y es el primer paso para nuestro objetivo que es desarrollar en Argentina productos con innovaciones únicas.

Empresarios argentinos testean en laboratorio un prototipo local de BMS para baterías de litio destinado a generación distribuida

 ¿Para qué segmento y tipo de aplicación es recomendado? 

La primera generación de la línea SP Digital apunta al mercado rural aislado y especialmente a las minirredes con acumulación distribuida (con varios puntos de acumulación).

La evolución en los precios de los generadores y los acumuladores pone a los sistemas aislados como una alternativa muy competitiva para llevar energía a poblaciones que están fuera de la red.

La generación distribuida compite con los precios de la energía de red sobre una infraestructura existente (y amortizada), pero las  nuevas poblaciones o urbanizaciones tienen que afrontar grandes  inversiones para conectarse a la red que muchas veces son equivalentes a las requeridas en un sistema de generación renovable autónomo. 

Nos imaginamos un futuro en el que las nuevas urbanizaciones se diseñan con el autoconsumo de energías renovables como prioridad y para eso diseñamos estos equipos.

¿Cuánta potencia o rangos de potencia tiene? 

Inicialmente las potencias serán de los inversores QMAX serán de 1,2kVA a 4,5kVA de potencia continua con picos de 2,5 veces logrando manejar sobre consumos de hasta  11,25kVA. Es importante destacar que un inversor con transformador da el servicio equivalente a un inversor switching de aproximadamente el doble de potencia por la elasticidad que permite este diseño. 

 ¿En qué plazas estratégicas se comercializará esta tecnología?

La prioridad comercial de la empresa es crecer en la región. Por eso, este diseño incorpora muchos cambios que lo adaptan a las normativas de Latinoamérica y Europa.

En Argentina, tenemos una red de integradores de excelente nivel técnico que van a ser los primeros en comercializar el producto.

¿Qué certificaciones tiene?

El equipo ya está certificado con la norma IEC62109 y una vez que esté en producción comenzaremos el proceso de certificación de normas VDE y UL.

¿Tienen otros productos desarrollo?  

Qmax tiene 3 líneas de desarrollo en paralelo: Conversión, acumulación y medición.

En conversión los próximos pasos son la integración del MPPT con el inversor e incorporar a la serie SPD la capacidad de inyectar energía a la red.

En acumulación estamos avanzando con el desarrollo de un BMS para baterías de litio. Creemos que la integración del control de las baterías con los conversores va a permitir un nuevo nivel de eficiencia.

En cuanto a medición, comenzamos a comercializar un data logger con 12 entradas configurables diseñado para tener una medición de alta resolución en múltiples puntos para aplicar ciencia de datos a los sistemas de energías renovables.   

Para llegar al 100% de autoconsumo de renovables se requiere la máxima eficiencia en la conversión, la acumulación y el consumo de energía. En esa dirección van los futuros esfuerzos.

Sistema fotovoltaico con baterías hace frente al frío austral: cómo es la nueva instalación solar de la Base Antártica Carlini