A partir del próximo 10 de diciembre el referente del bloque Cambiemos, Mauricio Macri, será el nuevo mandatario de Argentina. Con la nueva gestión, nuevos integrantes ocuparán los principales puestos del gabinete, entre ellos el de Energía.

Con el afán de eliminar el dólar paralelo (dólar blue) y regularizar el mercado cambiario, se pronostica que una de las primeras medidas del frente sea una devaluación. Ante esta posibilidad, desde la Cámara de Empresas Pymes Regionales Productora de Biocombustibles (CEPREB), solicitarán una reunión con las nuevas autoridades.

¿El motivo? De darse un ajuste cambiario aumentaría bruscamente el valor del aceite de soja, principal componente de elaboración del biodiesel, y un aumento en la mano de obra, el cual impactará de manera más lenta con el pasar de los meses pero de todos modos repercutirá. De materializarse este escenario, los industriales pedirán una contemplación excepcional en la fórmula de precios para los meses de diciembre y enero.

Tomas Lorda, vicepresidente de la CEPREB, en diálogo con energiaestrategica.com, augura: “Las expectativas del cambio de gobierno son positivas. Creemos que, de acuerdo a las declaraciones que se vienen dando desde Cambiemos, van a estar apoyando a las energías renovables”.

Vemos en el nuevo plano político básicamente 3 ejes: Un apoyo por parte de Cambiemos a las energías renovables; un incentivo a la federalización del país y a activar las economías regionales; y un respeto por las reglas de juegos”, observa el directivo, al tiempo que se esperanza: “Esperamos y tenemos confianza de que Cambiemos siga respetando las reglas bajo las cuales todas nuestras empresas se han ido creando”.