Si bien las refinerías de combustibles utilizan entre un 6 y 8 por ciento promedio de biodiesel en sus variedades de diésel, infringiendo la normativa sin recibir sanciones por ello, las pymes de la industria, abocadas a este segmento del negocio, volvieron a respirar a partir de que el gobierno nacional actualizara la tabla de precios a mediados de junio.

Juan Facciano, director de “El Albardón” e integrante de la Cámara de Empresas Pyme Regionales Elaboradoras de Biocombustible (Cepreb) explica que luego de esta modificación que llevó en julio a $7.632 el importe de la tonelada, las productoras ganaron en rentabilidad y previsibilidad, lo que permite planificar nuevas operaciones de cara al futuro.

En diálogo con Energía Estratégica el directivo destacó que “el cien por ciento de las pymes volvieron a operar al máximo de su capacidad productiva; aquellas que aún no lo hicieron responde a cuestiones internas de la empresa y no a aspectos del mercado en general”.

Frente a los reclamos de los dirigentes del rubro, la Unidad Ejecutiva de Monitoreo accedió a elaborar una fórmula para regular el negocio en base al costo del aceite de soja, lo que generó según Facciano  “un moderado optimismo”, que se refleja en inversiones tecnológicas, de logística y en el aumento de la demanda de mano de obra.

Tal es así que ya hay firmas que están evaluando ampliar las instalaciones para volcar más stock al mercado. En principio, para lograr este crecimiento de las ventas necesitarán la autorización para incrementar el cupo de abastecimiento por parte de la Secretaría de Energía.

Al parecer, el panorama evolucionó de manera positiva luego de la actualización de los valores en la plaza local, pero todavía las pequeñas continúan en estado de alerta frente a los posibles cambios que puedan generarse. Hay más confianza que a principios de año, pero todavía los productores prefieren ser cautos.

Facciano resalta que en julio “se publicó el precio durante el mes en curso y eso significa un gran avance en la materia”, pero al mismo tiempo destacó: “estamos esperando que esta medida no sea una excepción, sino una regla que se cumpla mes a mes”.