¿Cuánto hace que  MWH/ Stantec está operando en la Argentina?

MWH está presente en Argentina desde hace más de 45 años, siempre en el sector de diseño de infraestructura pesada. Harza Engineering Company, que mutó a partir de una fusión con Montgomery Watson en 2001, estuvo involucrada en el proyecto del Chocón Cerros Colorados y luego más tarde en Yacyretá, en su momento uno de los proyectos hidroeléctricos más grandes del mundo.

Actualmente estamos diseñando las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, y hemos completado el estudio de modernización de Salto Grande; estos tres proyectos, los más importantes por potencia instalada de Argentina, han sido impulsados por los equipos multidisciplinarios de la oficina de Buenos Aires, asistidos por la red de expertos internacionales de nuestra empresa.

Nuestros profesionales también han intervenido en otros emprendimientos de relevancia tanto en Argentina (Ullum, Caracoles) como en Perú, Chile, Ecuador, México, Panamá y Guyana Británica.

Con la unión con Stantec en el mes de mayo de 2016, el potencial de participación de MWH, ahora parte de Stantec, se incrementa y se expanden nuestros servicios a otras fuentes de energía renovable como solar, eólica y biomasa.

¿Cuáles son los principales servicios que ofrecen desde la compañía en lo respectivo a las energías limpias?

MWH, ahora parte de Stantec está en condiciones de brindar servicios en todo el ciclo de vida de los proyectos renovables, desde las etapas de identificación y pre-factibilidad hasta las etapas de diseño, apoyo durante la construcción, puesta en marcha y operación de los proyectos de energía renovable.

Al mismo tiempo, podemos acompañar en el diseño básico y de detalle de líneas de sub-estaciones y líneas de transmisión que pasarán a ser una limitación ante la expansión del sistema de generación.

Entiendo que en sus inicios estaban abocados sólo a los hidrocarburos, ¿en qué momento decidieron inclinarse por las energías renovables y la eficiencia energética?

MWH siempre estuvo ligada, a través de la compañía Harza, a los proyectos hidroeléctricos tanto nuevos, (greenfield) como de modernización y rehabilitación.

Ha ejecutado y ayudado a instalar más de 60.000 MW de proyectos hidroeléctricos en diferentes países. La compañía Stantec, nacida en Edmonton, Alberta – Canadá estuvo ligada a los proyectos de petróleo y gas en sus comienzos y luego se expandió en Canadá y Estados Unidos a proyectos de energía renovable, habiendo desarrollado numerosas plantas en esos países con este tipo de energías.

Y en la actualidad, ¿qué expectativas tienen en el mercado argentino?

Vemos con mucho interés el mercado argentino por el énfasis que las energías renovables están teniendo y por los objetivos fijados en materia energética de alcanzar un 20 por ciento de energía renovable para el 2025. Esto hace pensar que podemos contribuir a ese crecimiento y que es de esperar que el país continúe recibiendo una inversión importante en materia de energía renovable para alcanzar ese objetivo.

¿Qué particularidades encuentran en el mercado argentino a diferencia de otras plazas en las que están trabajando?

El mercado argentino de energía renovable, tras haber tenido un ritmo de crecimiento muy lento en la última década a diferencia de otros países de la región, tiene un potencial y expectativa de crecimiento muy superior con respecto a esos mercados donde el porcentaje de energía renovable en la matriz energética ha superado al de nuestro país, y si bien continua creciendo, lo hace a un ritmo menos intenso.

Por otro lado, se espera que la contribución de las energías renovables pueda ser sustituto de otras fuentes de energía que por el momento se están importando y constituyen una parte importante de nuestras compras al exterior. Es necesario avanzar en la consolidación de los cuadros tarifarios para poder ofrecer más certezas a los potenciales inversores.

¿Cuáles consideran que serán los segmentos de mayor expansión en el mercado argentino?

Consideramos que la tendencia vista en las últimas dos licitaciones de (del Programa) RenovAr se va a acentuar. Es decir, el liderazgo continuará siendo por parte de la energía eólica, seguida por la energía solar.

No obstante, al poder habilitarse la generación distribuida y poder tener un marco legal para los contratos entre privados, la energía solar puede llegar a superar esa tendencia, pasando a ser quien lidere las oportunidades de mercado.

No debe dejar de considerarse que uno de los cuellos de botella del sistema es la transmisión, es decir, no solo debe enfocarse en generación la expansión del sistema sino en cómo transportar la energía hacia los centros de consumo.

Sobre eficiencia energética, ¿consideran que será un nicho que empezará a despegar en el país?

La energía, al igual que el agua, es un bien escaso y muy necesaria para el desarrollo de países emergentes como el nuestro.

La reducción de subsidios estatales a la energía está llevando a un sinceramiento de costos que ya está impactando en las ecuaciones de viabilidad comercial de cualquier tipo de emprendimiento. La eficiencia energética, entendida como un factor de mejora de la productividad de la producción, es un actor clave en los próximos años en este país.

Dado lo abrupto del traspaso de “energía artificialmente barata” a “energía a su costo real”, este concepto ya ha despegado en Argentina ya que ya no existen los incentivos para no ahorrar energía.

Lea también: «2017, el año de las energías renovables: los cambios que se vienen en el mercado verde»