El desarrollo del Proyecto Geotérmico Copahue viene de larga data. Los primeros estudios realizados por la Provincia en la localidad del mismo nombre, ubicada en el Departamento Ñorquín, se remontan al año 1973.

“Entre los años 1975 y 1981 se perforó el primer pozo exploratorio de 1.414 metros de profundidad, denominado COP I. Posteriormente se perforó el COP II y, durante los años 1989 a 1992, se llevó a cabo, en cooperación con la Agencia JICA del Japón, un estudio de factibilidad de una planta de generación de energía eléctrica de 30 MW y la perforación de un tercer pozo exploratorio”, recuerdan desde la Agencia de Inversiones de Neuquén (ADI), entidad encargada del desarrollo del emprendimiento.

“Todos estos pozos produjeron vapor seco, confirmando la presencia de un campo geotérmico de los denominados “vapor dominante”, lo que ubica a Copahue entre los 4 mejores en su tipo a nivel mundial”, señalan.

Ahora, tras la ultimación de detalles del Proyecto Geotérmico Copahue, autoridades del ADI pretenden avanzar en un contrato que permita su funcionamiento. Para ello, les están solicitando al Ministerio de Energía y Minería que considere al proyecto dentro las prioridades de desarrollo energético nacional.

“La promoción de la energía geotérmica está contemplada entre las fuentes (de energías renovables) previstas en la Ley 27.191, lo que pasa que cuando hicieron el Pliego del RenovAr no se contempló por falta de proyectos”, cuenta a Energía Estratégica, Luís Galardi, vicepresidente del ADI.

Y confía: “pero nosotros estamos seguros de que vamos a poder llevar este proyecto al RenovAr 2, y, en ese caso, van a tener que aceptar el módulo de 10 MW con el que queremos arrancar”.

El funcionario destaca que el proyecto no sólo es competitivo, ya que un precio razonable para su funcionamiento rondaría los 85 dólares por MWh, valor inferior a otras tecnologías como las bioenergías, la mini hidroeléctrica y otras fósiles, sino que hay intención de inversores privados en apalancarlo.

Lea también: «Una empresa Mexicana se quedó con la licitación de energía geotérmica en Neuquén»

Este aprovechamiento, que actuará a partir de los vapores endógenos que se extraigan del yacimiento situado en la mina denominada “Las Mellizas de Copahue”, podría albergar una capacidad mínima de 30 MW; no obstante, explica Galardi que la intención será desarrollar un primer módulo de 10 MW y vincularlo con la Estación Transformadora de Caviahue, a través de una línea subterránea de 33 kV de 9 km de longitud que permita su conexión al Sistema Argentino de Interconexión (SADI).

“Finalmente a diferencia de otras tecnologías renovables como la solar o eólica, la energía geotérmica ofrece potencia firme con altos factores de carga y una producción de energía independiente de las variaciones meteorológicas, constituyendo una fuente de energía sumamente atractiva para lograr el objetivo de una matriz energética sostenible”, sostiene Galardi.

Según la Gobierno de la Provincia de Neuquén, el desarrollo de este tipo de proyectos de energía limpia contribuirá al mejoramiento del sistema eléctrico norte de la región Caviahue-Copahue, a diversificar la matriz energética y a consumar el espíritu de la Ley 27.191: que la matriz eléctrica argentina se constituya por un 20 por ciento de energías renovables al 2025.