Durante el mes de diciembre pasado, el gobierno de la provincia de Jujuy, a partir de un convenio firmado con el Programa de Energías Renovables en Mercados Rurales (PERMER), la Comisión Municipal de Rinconada y la Fundación Alimentaris, financista del proyecto, destinaron como prueba piloto durante un año paneles fotovoltaicos portátiles a 22 familias del departamento jujeño de Rinconada que no gozan de conexión del tendido eléctrico.

La ingeniera Liliana Alemán, miembro del PERMER, destaca en diálogo con Energía Estratégica que se trata de equipos que tienen como principal característica la portabilidad. «Ello permite que los usuarios puedan auto-instalar los paneles donde quieran”, resalta.

Allí, los hogareños mediante este sistema pueden proveer de iluminación sus casas, cargar sus celulares, radios o equipos de música.

Además, enumera Alemán, se trata de “equipos que cuentan con baterías de 10 Ah y que no pesan más de 5 kg.”, por lo que el traslado se torna verdaderamente sencillo.

Los paneles presentan una potencia de hasta 15 W y resultan todo un alivio para estas familias que hasta entonces no habían podido acceder a la energía eléctrica.

De continuar arrojando buenos resultados, aseguran que el proyecto piloto, que ya cuenta con 2 meses en Jujuy, podría replicarse en hogares de provincias como Santiago del Estero y Formosa que estén fuera de los márgenes del tendido eléctrico.