Durante el evento Argentina Wind Power, en una charla moderada por Alfredo Bernardi, ex Presidente de la Cámara Eólica Argentina, Hugo Brendstrup, Director de INVAP, y Ana Joela Leuenberger, Asistente de proyectos de la Secretaría de Energía de Río Negro, presentaron un innovador proyecto eólico que podría complementarse con el complejo hidroeléctrico que se encuentra en el Comahue.

Se trata del Parque Eólico Cerro Policía, que cuenta con un Estudio de Impacto Ambiental por 300 MW aprobado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la provincia de Río Negro.

Pero en el territorio, donde las mediciones han arrojado una velocidad media anual de viento de 9.6 m/s a 85 metros, hay capacidad para escalarlo y sumar 650 o 700 MW más.

El proyecto está en manos de la empresa estatal Eólica Rionegrina, integrada por INVAP y la empresa provincial transportista de energía en alta tensión Transcomahue.

Para ahondar sobre las características de este peculiar emprendimiento, en exclusiva para Energía Estratégica Hugo Brendstrup elaboró una columna informativa en la que brinda precisiones sobre el proyecto hidro-eólico:

Una de las grandes ventajas de la ubicación del Parque Eólico Cerro Policía, es la posibilidad de complementación eólico-hidráulica con el sistema del Comahue de generación hidráulico, que cuenta con una potencia de 4.430 MW instalados en Centrales de Punta con sobrada potencia firme y capacidad de embalse para responder a las variaciones de la generación eólica, de manera que un adecuado despacho mixto o combinado mejoraría la situación para el sistema interconectado ya que la compensación de fluctuaciones en la generación eólica tendría lugar en el mismo nodo o punto de interconexión del Parque Cerro Policía.

Se presenta además en el Comahue una situación estacional favorable en relación a que el período de sequía o menor caudal en los ríos coincide con el período anual que presenta los vientos más elevados, lo que permite optimizar el despacho combinado “hidro-eólico”, pudiendo actuar la Hidroeléctrica El Chocón (con el importante espejo de agua de 830 Km2 de su embalse Ezequiel Ramos Mejía) a modo de una  “megabatería hidráulica”.

El período anual en que el río Limay presenta los mayores caudales es de Junio a Septiembre/Octubre, mientras que el período más ventoso típicamente se presenta de Noviembre a Febrero/Marzo, lo que permitiría instalar una importantísima potencia eólica en el sitio y realizar un manejo estacional diferente del agua, optimizando el mencionado despacho combinado.

Las principales ventajas de tal manejo  consistirían en que el  Sistema Interconectado Nacional vería un “Sistema Hidro-Eólico” predecible, con potencia firme y con mayor disponibilidad de agua para turbinar en los períodos anuales de sequía con bajo caudal de los ríos (verano y principios de otoño), para hacer frente a la elevada demanda veraniega.

En lo que respecta a la capacidad de transporte eléctrico del Corredor Comahue hacia Buenos Aires, a pesar de que la capacidad exportadora del Comahue es alta, la situación actual es que obras mayores de infraestructura eléctrica que debía realizar el Estado fueron suspendidas dada la situación macro económica y financiera del país, por lo que se viene dando una falta de inversión en el rubro, especialmente dentro de la Provincia de Buenos Aires (infraestructura que resulta necesaria para la incorporación de los proyectos adjudicados en RenovAr y Mater).

Como consecuencia de este atraso se produce una insuficiencia para la evacuación de la energía hacia los grandes centros de consumo de Capital Federal y GBA (debido principalmente a un cuello de botella que se presenta en la zona de Bahía Blanca y zonas cercanas a GBA).

Lea también: «Almacenamiento: experto sugiere el desarrollo de sistemas hidro-eólicos»

Es de destacar que aún en este contexto y hasta que puedan concretarse estas obras de infraestructura eléctrica (cuyo plazo de ejecución sería de 3 años como mínimo), resultaría perfectamente posible construir y operar sin problemas de transporte eléctrico el proyecto de Cerro Policía, en la modalidad descripta de “Sistema Hidro-Eólico” en combinación con El Chocón, ya que la energía generada por el parque eólico que en determinado momento no pudiera ser despachada por limitaciones de transporte, se despacharía de todos modos a expensas de una reducción en el despacho hidráulico, quedando almacenada esa energía en el embalse en forma de un muy leve incremento de nivel (totalmente compatible con la operación normal de El Chocón) y podrá ser despachada posteriormente, en el momento que resulte más conveniente de acuerdo a un “plan optimizado de despacho combinado”.

El potencial Hidro- Eólico en el Comahue, futuro posible

Para completar al 100% el aprovechamiento del río Limay medio, existen dos proyectos de nuevas represas hidroeléctricas (Michihuao y Pantanitos) que se construirían entre la Hidroeléctrica Pichi Picún Leufú (cercana a Piedra del Aguila) y la Hidroeléctrica El Chocón, y estas dos centrales nuevas  agregarían entre ambas casi 800 MW a la potencia hidráulica instalada sobre el río Limay.

Por otra parte la Hidroeléctrica Piedra del Águila, que cuenta con 4 turbogrupos hidráulicos de 350 MW c/u, prevé el agregado de otras dos máquinas similares (así está contemplado en el proyecto original) que adicionarían otros 700 MW a los aprovechamientos del río Limay, de manera que las ampliaciones factibles proyectadas (descartando Segunda Angostura por su elevado impacto ambiental) agregarían unos 1.500 MW a la  actual potencia hidráulica instalada de 4.430 MW.

En la actualidad sería posible implementar un “Sistema Hidro-Eólico” (El Chocón-Cerro Policía) con 700 MW ingresando desde el parque eólico Cerro Policía a través de una ET 500KV/132KV, a construir sobre la meseta (en el mismo parque).

Para tener muy en cuenta 

En el futuro, el factor de penetración eólico en el Comahue podría ser notablemente superior al 20% si la ampliación proyectada de 1500 MW sobre el río Limay se llevara a cabo con turbogrupos hidráulicos reversibles ya que sería posible implementar un gran “Sistema Hidro-Eólico” dotado de una suerte de “Megabatería Hidráulica”, constituida por todos los embalses adyacentes localizados escalonadamente entre Piedra del Águila y El Chocón (con su lago artificial Ezequiel Ramos Mejía, que es el más importante, dada su enorme superficie).