Hace poco más de un año que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, mundialmente conocida como FAO, le propuso al Centro de Estudios de la Actividad Regulatoria Energética (CEARE) la elaboración de un informe que identifique necesidades regulatorias que requieren la biomasa y el biogás en nuestro país para desarrollarse.

El trabajo se enmarca dentro del “Proyecto para la promoción de energía derivada de biomasa” (PROBIOMASA), del cual participan los Ministerios de Agricultura y de Planificación a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca y la Secretaría de Energía.

Titulado como “Propuesta para la promoción de la generación de energías renovables técnicas y eléctricas a partir de la biomasa”, el informe se presentará con la modalidad de taller el próximo 25 de noviembre en la Universidad de Buenos Aires (UBA).

El objetivo de la jornada está centrado en que participantes de primer nivel discutan y analicen las conclusiones del trabajo del CEARE y en base a eso elaborar un informe final que promueva reglamentaciones de distinto tipo.

En diálogo con energiaestrategica.com, Raúl Bertero, presidente del CEARE, anticipa que el trabajo consta de “una serie de propuestas para la promoción de la generación energía térmica y eléctrica a partir de la biomasa y el biogás”. “Hicimos un estudio de tipo académico pero conociendo bien de cerca a la industria. Y es a partir de ahora que, elaboradas nuestras recomendaciones, las vamos a someter al juicio y al análisis de los distintos sectores”, precisa.

Por su parte, Griselda Lambertini, Coordinadora Académica Maestría Interdisciplinaria en Energía CEARE, en comunicación con este portal describe que para la realización del informe participaron expertos eléctricos, avocados al tema de redes eléctricas, expertos en ambiente y expertos en energía en general y bioenergías para abordar de forma íntegra el tema. La abogada indica que el espíritu de este proyecto es que sea aplicable en el corto plazo y permita su rápido desarrollo.

Actualmente están en curso las invitaciones a industriales, técnicos y expertos, ambientalistas y ONGs avocados al ámbito de la biomasa y el biogás, al igual que a autoridades nacionales y provinciales. “Nuestra idea es cubrir a todos los sectores”, recalca Lambertini. Para consultas sobre el evento, dirigirse vía mail a: [email protected]

Algunos ejes del proyecto del CEARE

Encontramos una serie de elementos macroeconómicos y regulatorios que frenan el desarrollo de estas energías renovables y tenemos una serie de propuestas que presentaremos en este taller”, indica el titular Centro de Estudios.

Bertero cuenta que dentro de las conclusiones está la necesidad de que se sinceren las tarifas eléctricas y de gas para una mayor competitividad de las renovables, y en particular de la generación de biogás con el aprovechamiento a pequeña escala de tratamiento de residuos mediante biodigestores, al igual que el uso de calderas en lo que respecta a biomasa seca. “Está muy perjudicadas todas las renovables por los subsidios a los combustibles fósiles”, asegura.

Además, observa que al ser “enorme” la actividad agrícola-ganadera en nuestro país se podría generar un importante volumen de energía a partir de los desechos. “Hay una muy buena oportunidad para el campo argentino en materia energética”, señala.

Por otra parte, reconoce que “superadas estas cuestiones macroeconómicas hay otras que hacer en la parte regulatoria para favorecer el desarrollo de la biomasa”.

En biogás hay muchas falencias de regulación técnica. Si vos querés colocar biogás en la red no se puede porque la composición del gas natural tiene mayor metano que el biogás. Para aplicar esto se debe hacer toda una regulación que la tiene que llevar a cabo el Ente Regulador de Gas: para transformación para el biogás como los artefactos necesarios para hacerlo”, indica. Del mismo modo, Lambertini sugiere que para su rápida reglamentación “habría que agregar capítulos al «Código argentino de gas – NAG». Así como se hizo con el GNL y GLP, habría que hacer uno para el biogás y su inserción a la red”.

La abogada miembro del CEARE otra alternativa del empleo del biogás, pero esta vez en el transporte como complemento con el GNC, es incluirlo dentro de la Ley de Biocombustibles, tal como se ha hecho con el bioetanol y biogás. De ese modo rápidamente se podrían instrumentar cortes con el adecuado proceso.