La Cámara hace meses que viene exigiendo una elevación del 10 por ciento del corte establecido de bioetanol con naftas a un 12 por ciento para mejorar la situación del sector pero aún se encuentran en tratativas. Sin embargo, el pasado lunes, el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, recibió a representantes de la empresa Azúcares Mediterráneos, que, con una inversión inicial de 47 millones de dólares, planea instalar una planta en la provincia norteña que tendrá una capacidad de procesamiento anual de hasta 180 mil de toneladas de maíz y de fabricación de 100 millones de litros de bioetanol.

Si no aumentan el corte esto podría agravar el cupo del sector”, advierte Patrick Adam, Director Ejecutivo de Biomaiz a energiaestrategica.com. “Bienvenido sea un proyecto nuevo siempre y cuando sea acompañado con un aumento en el corte de la nafta”, subraya el directivo.

De efectivamente montarse la industria en el Chaco, la Cámara Empresaria de Bioetanol de Maíz no se podrá quedar con la exigencia de un aumento en el mezclado con las naftas de un 12 por ciento sino que intentarán elevarlo a números mayores. “Saludamos la expansión del sector pero necesitamos que se entienda que el cupo deberá sea ampliado”, expresa Adam.

Consultado por el porcentaje al que se pretenderá llegar en el caso de que se amplíe el margen de elaboración del sector, el empresario dice que “entre un 12,5 y un 15 por ciento en una primera etapa” será donde deberá establecerse el corte.

De por sí, la industria de bioetanol, sumando a los de caña de azúcar, ya viene exigiendo un aumento de corte para satisfacer problemas que encuentran dentro del nicho. Ahora las tratativas tendrán otro tinte de extenderse el arco de oferentes pero no así el de demanda.