Claudio Frías es Referente Tic de la Institución y encargado del gabinete de nuevas tecnologías del Colegio Secundario N°5040 ubicado al límite de la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán, al norte de la provincia de Salta. Allí se está gestionando la posibilidad de montar un proyecto piloto de biodigestión a escala doméstica para generar biogás y encontrar una solución a la basura que se acumula año tras año en la ciudad.

En diálogo con Energía Estratégica, el profesor cuenta que “la idea central del proyecto es lograr desde la escuela, en una primera etapa, abordar desde distintas asignaturas afines como biología, química, física, lengua, matemáticas, tecnología, etc. el problema de la basura en la ciudad de Orán y cómo, a través de ésta, podemos reciclarla para lograr energía, biogás en este caso”.

Paralelamente trabajar en el diseño y construcción de un biodigestor familiar –continúa Frías- con el cual, una vez que esté en funcionamiento, utilizar ese biogás para calentar agua y habilitar la copa de leche para los alumnos”.

Sin embargo, explica que naturalmente la escuela no cuenta con residuos orgánicos que permitan alimentar al biodigestor. Es allí que se pretende, a modo de segunda etapa, trabajar con la comunidad que rodea el colegio y concientizar a sus vecinos, a través de campañas con los alumnos, a separar residuos orgánicos para transformarlo en gas ecológico.

De esa forma, lograremos no sólo una conducta positiva para tratar el tema de la basura, sino un acercamiento de la población sobre el uso de energías alternativas y una estrecha vinculación de ellos con la escuela”, dice entusiasmado el entrevistado y remata: “Sería una experiencia muy linda porque se daría un aprendizaje social vinculando a la escuela con la comunidad”.

Sobre el proceso de montado, Frías indica: “se trabajará con instituciones y especialistas que puedan aportarnos conocimientos y orientarnos en la implementación del proyecto como la gente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA)”. Por otra parte, cuenta que se está dialogando con el municipio, empresas privadas y fundaciones para que se pueda financiar la obra.

Expresa que sin lugar a dudas se trata de una iniciativa que podrá resolver una parte del gran problema que tiene el municipio con la acumulación de desechos. Razona que en la medida que la ciudadanía tome conductas de reciclaje de basura y el municipio se decida a tomar políticas profundas frente a esta situación, se podrían construir biodigestores a escalas industriales como respuesta a ello.

Plantea que el montado de un sistema de biodigestión resuelve el problema de la basura orgánica que produce la zona, tratándose de una región productora, “la basura orgánica es mucha”.