Este viernes 11, aquellos interesados en participar de la Ronda 1.5 del Programa RenovAr harán sus presentaciones de ofertas técnicas y económicas.

Se trata de una licitación específica para proyectos que no hayan resultado ganadores de la Ronda 1 y se licitarán 600 MW (400 MW eólicos y 200 solares) en distintas regiones del país.

Uno de los desafíos más importantes a superar por parte de los oferentes es el precio de corte (máximo) establecido por Nación: 59,75 dólares por MWh para emprendimientos solares y 59,39 dólares por MWh para los eólicos.

En entrevista para este medio, José Mustafhá, Director de Ingeniería de Latinoamericana de la Energía, asegura que se volverán a presentar por lo menos con dos de sus tres proyectos presentados en la primera licitación, los cuales no calificaron en la oferta técnica. Además, da su punto de vista sobre los precios máximos fijados por el Gobierno y la competencia de la industria china.

¿Están evaluando participar en esta nueva Ronda 1.5 del Programa RenovAr? ¿Con qué proyectos y de qué potencia instalada?

Sí, Claro, nosotros no cesamos en el intento. Vamos a presentarnos con dos proyectos de 100 MW que teníamos desarrollados para Ronda 1 y veremos si llegamos con uno pequeño de 2 MW que también participo ahí.

En total serían unos 202 MW. Dos proyectos están localizados en San Juan y el otro en Catamarca.

¿Cuáles fueron las causas de no haber superado la calificación técnica en la Ronda 1 para ambos proyectos?

La presentación en la primera Ronda (1) supuso un ingente esfuerzo en la negociación con los principales inversores internacionales del sector. No era fácil tarea convencer a multinacionales acostumbradas a mercados estables y dentro del circuito financiero habitual de la fotovoltaica. Finalmente logramos presentarnos.

Lea también: «Latinoamericana de la Energía se presentó con 202 MW de energía solar al Programa RenovAr»

Lamentablemente la falta de recursos humanos para el mercado local del Socio Estratégico elegido y la carencia de tiempo nos llevaron a cometer errores insalvables en la presentación de las garantías. De cualquier forma estamos muy satisfechos con la posibilidad de poder volver a presentarnos, dada la calidad de nuestros proyectos y la transparencia que ha regido toda la licitación.

Algunos actores ponen en duda su participación en esta nueva licitación dado los bajos ‘precios de corte’, ¿no será este un impedimento para ustedes?

Es cierto que con financiación local resulta totalmente imposible presentarse. La generación de energía a escala de utility requiere importantes flujos de capital. Por esta razón las energías renovables se han desarrollado como un tándem perfecto de tecnología-financiación.

¿Cuáles son los factores sobre los que harán hincapié para ser competitivos y llegar al precio fijado por Nación?

Para poder competir hay que estar en la “ola de la cresta” tecnológica y contar con estructuras financieras complejas y en constante evolución. El precio de corte es realmente bajo para un país que aún está retornando a los mercados financieros internacionales pero es un desafío que hemos aceptado.

¿Qué grado de integración de Componente Nacional presentará Latinoamericana de la Energía en ambos proyectos?

Nosotros, en nuestros proyectos, tenemos pensado un promedio de 42 por ciento de componente nacional. Se llega, pero hay que conocer de industria y de montaje de parques para lograrlo. Sólo con los seguidores de Clavijo, que estamos nacionalizando, tenemos casi un 15 por ciento, luego hay string boxes, transformadores, celdas, sistemas de protección, cables, software, sistemas de vigilancia, etc., etc.

Lea también: «Latinoamericana de la Energía y un análisis del mercado de cara a las licitaciones de renovables»

Estamos seguros que llegaremos a esos porcentajes.

Por otro lado, desde Latinoamericana de la Energía manifiestan una preocupación que se replica en tecnólogos nacionales, la invasión de productos chinos. Brevemente, ¿de qué se trata y cómo controlarla?

Por principio, a ningún industrial serio le debe preocupar la competencia, ya que la competencia favorece la evolución de la producción en todas sus facetas. Nos debe preocupar más la falta de competencia que termina llevando a la industria a producir caro y falto de calidad, además de estancarse en la I+D. No hay nada que impulse más la inflación en un país que el cierre de sus fronteras al mercado libre.

Aparte de este hecho, y dejando claro que los chinos, igual que los holandeses o los franceses, tienen derecho a competir en un mercado abierto, debemos ser cuidadosos con las exigencias de cumplimiento en cuanto a las Normativas, que rigen para todos igual.

Las Normativas abarcan desde los aspectos técnicos del producto final hasta los aspectos sociales de la producción en sí misma. De cualquier forma, para promover el empleo local hay que empezar por el final de la cadena de valor, es decir, por el comprador.

En este caso, es el comprador, quien va a invertir su dinero, el que va a valorar el componente local o dará prioridad a otros parámetros.

En el caso de los ganadores de Ronda 1, yo no estoy muy preocupado por la compra de componentes extranjeros, más que los imprescindibles, como módulos e inverters. La razón es que el gran ganador ha sido, en la práctica, el Gobierno de Jujuy con el 85 por ciento de las SPEs que se presentaron a la subasta, y como, Gobierno Provincial, seguro dará prioridad al componente nacional.

Hay que tener en cuenta que una pequeña diferencia de precio no afecta casi en un Business Plan financiero a más de 20 años. Tiene mucho más peso una diferencia de 0,5 por ciento en las tasas de interés que un 15 por ciento en la compra de un componente que apenas supone un 5 por ciento, por ejemplo.

Para concluir sobre el tema, es importante mencionar que el objetivo del Renovar es conseguir la producción de energías verdes, insertarlas en la matriz energética del país, ayudar a superar la emergencia energética y lograr el mejor precio para la compra. Todo ello queda conseguido en Ronda 1.

El beneficiario final de una energía barata es el consumidor doméstico, la industria nacional y las arcas del Estado, que se llenan con el dinero de nuestros impuestos. Por supuesto que también una energía barata y a precio estable contribuye de forma importante a controlar la inflación.