Desde hace aproximadamente 3 meses, el Ministerio de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires, a través de sus direcciones de Sustentabilidad y Bioeconomía, está llevando a cabo una serie de jornadas itinerantes para la promoción de biomasa.

En diálogo con Energía Estratégica, Santiago Tiphaine, director de Sustentabilidad, cuenta que el proyecto nace en la búsqueda de “una solución sustentable al tratamiento de residuos agropecuarios”.

“La idea es fomentar el tratamiento de residuos mediante la generación de energía y comerciarla a través de las cooperativas eléctricas, con la intervención del PROINGED”, describe el funcionario.

Cabe destacar que el Programa dedicado al incentivo de la Energía Distribuida de origen Renovable – PROINGED- ya cuenta con una gran experiencia en esta materia, habiendo creado un Mapa de Biomasa con datos relevados acerca de residuos feed lots, criaderos de cerdos, criaderos de pollos (cama), criaderos de pollos ponedoras (guano) y residuos agrícolas de la provincia.

Lea también: «Avanza Plan de Bioeconomía bonaerense en municipios y proyectos»

Asimismo, PROINGED ya cuenta con un proyecto de este tipo en funcionamiento en la localidad de Carlos Tejedor. Se trata de un biodigestor anaeróbico construido en un Feed-Lot de 500 animales de un productor agropecuario. Con el biogás producido en la planta, se alimenta un motor con una potencia total de 64 kWp.

Tiphaine resalta que la idea de este plan es acercar al sector privado a este tipo de tecnologías, para que sus recursos puedan ser aprovechados, ya sea transformándolos en biogás, biomasa o biocombustibles, dependiendo cada caso.

Otro aspecto que resalta el funcionario es que el proyecto no sólo está apuntado a la generación de energía eléctrica para inyección a red, sino para atender al tipo de demanda energética que pueda resultar conveniente.

Consultado sobre accesos a financiamiento, una barrera que suelen tener este tipo de emprendimientos, el director de Sustentabilidad comenta que están trabajando con organismos crediticios provinciales y con otras entidades capaces de liberar fondos para estos proyectos.

“Consideramos importante este tema porque además de pensarlo como una cuestión medioambiental –a lo que respecta al tratamiento de residuos- lo enfocamos para la generación de energía, atendiendo a la problemática que tiene nuestro país”, destaca Tiphaine.