El boom de los hidrocarburos no convencionales que posee el yacimiento Vaca Muerta, lleva a empresarios agrupados en las industrias afines a atesorar al personal valioso y capacitado para los trabajos en talleres de bienes y servicios petroleros. El faltante de mano de obra especializada es una de las grandes preocupaciones que manifiestan representantes del sector.

Carlos Galván, gerente de Ventas y Servicios en Huincan SRL – empresa dedicada principalmente a la prestación de servicios especiales petroleros, mecanizados y mineros- comentó que si bien la actividad es conocida y recorre la senda del desarrollo, “cuesta conseguir operadores que manejen herramientas específicas, como por ejemplo aquellos aptos para el manejo de gas de alta presión”.

Frente a la carencia de mano de obra específica, los empresarios abren camino a una “disputa por el capital humano”. En estas condiciones intentan retener a los empleados que más aptos se encuentran para operar con insumos especiales.  “Nos estamos pasando los operarios entre empresa y empresa. Hay poca mano de obra libre y mucha demanda”, remarcó Galván.

No sólo enfrentan el problema de la escasez de recursos humanos, sino que además deben adaptarse a los parámetros que rigen en términos de importación de insumos. Son dos cuestiones que están afectando la performance de los grandes operadores en los campos petroleros.

“La mayoría de las máquinas que precisamos son importadas. Ciertas partes las producimos nosotros, pero el alma máter del insumo no se fabrica en el país y eso nos limita ciertos proyectos”, comentó Galván. En general quedan demorados en la Aduana por falta de divisas.

El empresario resaltó que “se importa cuando se puede”, por eso los tiempos de entrega de los trabajos están supeditados a los plazos dispuestos por el Gobierno para adquirir materiales extranjeros.

“Como actualmente contamos con un elemento importado en no menos de cuatro meses, hay que tomar recaudos y manejarse con tiempos más porosos. Lo importante es que no nos falte el stock”,  señaló.