Con 66 años de trayectoria en la producción de equipos electromecánicos de maniobra, EMA Electromecánica S.A. supo ubicarse como uno de los proveedores líderes para el sector eléctrico en una mayoría de países en este continente, llegando a ofrecer distintas líneas de productos para proyectos en alta tensión y media tensión desde fabricas instaladas en Argentina y Estados Unidos.

Con la experiencia adquirida en ambos países, el Ing. Eduardo Montich, presidente de EMA, trajo a consideración diferencias en las exigencias de impuestos que harían que empresas privadas en Argentina estén en desventaja con respecto otras que producen en distintos mercados del continente, principalmente frente a empresas en Estados Unidos.

“Quien va a montar una fabrica tiene opciones. Al analizar el escenario argentino actual es entendible que lo descarte y se termine decidiendo por mercados más seguros”, introdujo el empresario.

Entre los puntos que puso a consideración se destacan 3:

-El costo de generar empleo en Argentina es muy alto y debemos generar empleo privado.

-Los impuestos y contribuciones son enormes, deben modificarse.

-No se puede pensar seguir un año más con una inflación del 30% anual o con una tasa de interés de ese orden, ni hablar de un 60%.

“Con una tasa del 70% anual difícilmente la gente quiera invertir en este país, es más conveniente comprar un titulo de deuda de Argentina que venir a invertir los dólares para montar una fábrica aquí”.

A partir de allí, observo que un objetivo a corto plazo debería sería volver a tasas internacionales de un 3 o un 4% anual porque eso daría confianza al inversor.

Replicar o adaptar algunas políticas implementadas por Estados Unidos sería una de las sugerencias que realizó el presidente de EMA para generar un mayor nivel de trabajo ofrecido por privados. En ese sentido, puntualizó que sería necesario un plan político en el corto plazo para hacer crecer el empleo en gran medida y estimular principalmente a los grandes generadores de trabajo serían las empresas de servicios y las industrias.

“En el sector privado en blanco sólo genera empleo para 6.300.000 personas, en nuestro Pais tenemos mas de 11 millones de personas entre desempleados, trabajadores en negro y subsidiados por el Estado, que tendríamos que incorporar al mercado laboral privado. Si uno hace números, incorporando solo 50.000 personas anualmente, necesitaremos 220 años. Nosotros tenemos que implementar un plan para que el sector privado incorpore al menos 500.000 personas por año al sector formal en blanco, tanto en la industria como en los servicios”.

En el caso de la empresa que preside, Montich detalló que su fabrica principal está en Argentina empleando 250 personas. A partir de allí, pidió generar las condiciones favorables para que crezcan las pequeñas y medianas empresas con 100 a 300 empleados porque serían ellas las que podrían mejorar el escenario de crecimiento para el país, pero para ello sería necesario bajar los impuestos y contribuciones.

Lea también: «Creación de empleo: según proyecciones, 17.446 personas ingresarán al mercado de las energías renovables»

“La carga impositiva que estamos teniendo en nuestro país para generar empleo en blanco es única en el mundo. En Argentina del sueldo de un trabajador el Estado le saca, sin contar impuesto a la ganancia, un 20%, mientras que en Estados Unidos le saca el 7%. Con respecto a las contribuciones, en Estados Unidos las empresas pagan un 7% y acá pagamos un 25%”.

Estos números ubicarían a las empresas privadas del país en una desventaja competitiva importante, a lo que se le sumarían otros los impuestos nacionales, provinciales y/o municipales que no existen en Norteamérica.

De acuerdo al último informe Paying Taxes 2018, elaborado por Price Waterhouse para el Banco Mundial, Argentina requiere reformas fundamentales a su política tributaria principalmente por estos «otros impuestos», ubicándose en el puesto 169 de 200 países analizados, mientras que Estados Unidos se ubica en la posición 36.

“Como puede verse, América del Sur sigue siendo la región con el mayor TTCR, impuesto y tasa de contribución total (…) Los «otros impuestos» elevan la tasa en América del Sur, especialmente el impuesto sobre el volumen de negocios impuesto por la ciudad de Buenos Aires y el impuesto sobre las transacciones en Bolivia”, detalla el informe. 

Perspectivas de expansión de negocios de EMA con empresas del sector renovable

En este momento, la empresa está trabajando a un 70% de su capacidad de producción instalada en ambas fábricas (ARG y USA). Su oferta, que cubre en gran medida todo el continente (la empresa tiene productos instalados desde Canadá a Tierra del Fuego, salvo en 3 mercados de Centroamérica), tiene distintas lineas de productos en dos grandes grupos: alta tensión y media tensión.

En lo que fue su actividad en el mercado norteamericano, incluyendo Canadá, Estados Unidos y México, EMA mantuvo e incrementó su participación. 

En 2017 las cifras ya eran positivas para esta empresa, alcanzando a cubrir el 60% de la demanda del mercado eólico de Estados Unidos. En este 2018, mientras se mantuvo la presencia en Estados Unidos y Canadá, se logró crecer en México. Así mismo, el empresario destacó la expansión hacia otras tecnologías.  

“Tomar mas cuota del mercado eólico costará en Estados Unidos pero estamos creciendo en solar y en lo que es exportación para Canadá y México”, indicó su presidente.

En tanto, en Argentina el balance de este año no es tan positivo en comparación con el escenario en el norte del continente. Sin embargo, hay proyecciones de que el año entrante mejoren los negocios con el sector. 

“Tuvimos una retracción en el nivel de actividad en torno a un 10% respecto al año pasado. Pero estamos proveyendo que para el año 2019 nuestro actividad se estaría incrementando entre un 15 y un 20% respecto a este año”.