El ingeniero Luís María Calvo es titular de Hidroestructuras S.A., especialista en energía hidroeléctrica y eólica y Director de la Maestría de Hidráulica en la UBA.

Recientemente ha presentado un informe –VER EN LÍNEA-, el cual gentilmente compartió a Energía Estratégica. En él, Calvo presenta estudios de factibilidad para la instalación de pequeñas centrales eólicas con entre 3 y 6 aerogeneradores, dependiendo la demanda de los poblados.

La idea presentada es que las pequeñas ciudades, de entre 10.000 y 15.000 habitantes, puedan autoabastecerse con energía limpia (en este caso eólica) y tomar de la red en caso de ser necesario. También, señala que la generación sobrante pueda ser vendida al SADI.

Pero para ello, el especialista plantea dos situaciones. Por un lado el rol del Estado, de las compañías eléctricas y de la ciudadanía en cuanto al financiamiento y la operación y mantenimiento de los emprendimientos. “Habrá que tener en cuenta en que proporciones la inversión se toma por asignación con fondos del estado y financiamiento privado”, señala.

Lea también: «La Palca y más de 20 proyectos hidroeléctricos de gran potencial que el Gobierno analiza desarrollar»

Y agrega: “la condición es que esas poblaciones estén conectadas al SADI de manera que puedan abastecerse de energía cuando no haya viento. Lo interesante es que la producción sobrante puede servir para pagar al SADI lo consumido y eventualmente para amortizar las inversiones”.

Pero, por otro lado, advierte sobre la necesidad de un marco regulatorio que permita el avance de este tipo de proyectos. “No hay una reglamentación actualmente para poder contar con doble sistema de abastecimiento de energía (generación propia y toma del SADI). Hoy no se permite el “doble switch”; autoabastecerse cuando el viento lo permite y tomar energía del sistema interconectado cuando cesa el viento”, explica.

En el informe, Calvo brinda precisiones sobre el estado de la Argentina con respecto a las energías renovables, los parques eólicos en funcionamiento y realiza una comparativa con dos países a la vanguardia en esta materia: Dinamarca y Uruguay.

“Todo será cuestión de tiempo, que los planes estratégicos a futuro para la energía renovable prosperen y avancen, sostenidos bajo políticas consistentes, y se permita a ciudades poder autoabastecerse, vender su remanente o comprar lo que le falte. Todo es cuestión de las decisiones políticas y el acceso a créditos blandos que promuevan este tipo de emprendimientos”, indica el especialista.

VER EL INFORME EN LÍNEA.