A mediados del año pasado, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Carlos Casamiquela, anunció que elevaría al Poder Ejecutivo un proyecto de ley para establecer una serie de regulaciones para los envases usados de productos agroquímicos.

La idea principal radica en que todo bidón plástico que circule por el campo sea reciclado, para así anular cualquier daño potencial a la salud de las personas y el medioambiente.

Es por ello que la empresa Ambiental Solution Argentina firmó el viernes pasado un acuerdo con la Asociación de Lucha Contra la Parálisis Infantil (ALPI) para transformar estos desechos en combustible.

El proyecto fue presentado ante la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (CASAFE), asociación empresaria que agrupa a los grandes productores de esos insumos, y despertó interés por las autoridades como medida para avanzar sobre esta problemática.

En diálogo con Energía Estratégica, José Luís Martínez Justo, titular de Ambiental Solution Argentina, expresa: “nosotros proponemos, a partir de la tecnología que tenemos, la posibilidad de que esos bidones de plástico se transformen en nafta, querosén o gasoil líquido”.

El plástico es un hidrocarburo de cadena larga. Lo que hace el proceso es calentarlo, llevarlo a gas y luego a una torre de destilación donde se produce un Cracking Térmico con Presión controlada para la transformación de plásticos en combustibles. O sea, se corta la estructura de carbono a hidrógeno y en lugar de tener una estructura sólida, se tiene gas combustible”, explica el empresario sobre su proyecto de reciclado.

Sobre la potencialidad, destaca que se puede transformar hasta un 80 por ciento de cada kilo plástico en combustible. “Por cada kilo de plástico se puede obtener más de un litro de combustible, porque la densidad de los combustibles es más liviana que el peso plástico”, resalta.

El total de residuos, según CASAFE, supera las 10 mil toneladas por año. “Si de esas 10 podemos trasformar un 40 por ciento, estaremos hablando de 4 millones de litros de combustible”, se entusiasma Martínes Justo.

Lo que estamos esperando es que se termine de aprobar la Ley, que seguramente suceda este año porque hay voluntad de todos los sectores, y después llegar a un acuerdo porque los bidones están distribuidos en todo el país. El gran tema acá va a estar en la logística de concentrar los bidones plásticos para su reciclado”, advierte y concluye: “La idea es que los bidones se reúnan en centros de recolecciones y con esto hacer algo”.