Cerrito lideró en Entre Ríos la generación de gas metano y de energía eléctrica; y se convirtió en un ejemplo en el aprovechamiento eficaz de los residuos orgánicos urbanos, cuya disposición final se convierte en una importante amenaza para el medio ambiente y para el crecimiento sustentable de toda comunidad.

Debido al crecimiento demográfico de la localidad, los residuos aumentaron considerablemente en los últimos años, por lo que el municipio inició un proyecto viable y novedoso para tratar los residuos sólidos orgánicos que se producen a diario.

Con la asistencia técnica de la Fundación Proteger y un convenio firmado con la Universidad Nacional del Litoral de Santa Fe, se construyó en 2008 un primer biodigestor en las instalaciones de la Ex Estación de Ferrocarril Urquiza, para generar biogás a través de los residuos orgánicos, el cual abastece las instalaciones de las casas de alojamiento municipales. Luego de esta primera experiencia exitosa, se avanzó en la generación de energía eléctrica mediante el biocombustible, trabajo que se realizó con el acompañamiento de la empresa Bonus.

El municipio invirtió en el equipamiento de un segundo biodigestor en la escuela rural 44 Florencio Varela, donde la producción de gas metano permite abastecer a la institución educativa de gas y energía eléctrica para sus instalaciones, combinando las técnicas de producción en un mismo sistema productivo.

Continuando con los conocimientos y avances, se construyó un tercer biodigestor en el predio del entonces “basural”. Esto permitió que con el avance del tiempo se logre la erradicación de los residuos a cielo abierto, unificando la disposición final de residuos y convirtiendo la basura orgánica en materia prima para la generación de combustibles y energía.

Para acompañar el proceso, el municipio invirtió en la instalación de una planta clasificadora de residuos inorgánicos el cual es puesta en funcionamiento por la Cooperativa de Mujeres “28 de Abril”.

Lea también: «Entre Ríos adhirió a la Ley Nacional 27.191, de fomento a las energías renovables»

“A través de la gestión responsable del ambiente se pretende asegurar la salud y la calidad de vida de los vecinos en el contexto actual del cambio climático. El eje central de la propuesta es aumentar la conciencia y la sensibilización de la población a través de la educación ambiental, la participación de la ciudadanía en la gestión de los residuos, en el cuidado y la preservación del arbolado urbano, así como también, la puesta en valor de los esfuerzos e inversiones realizadas por el municipio en biodigestión como el combustible y energía limpia y renovable”, argumentó el autor del proyecto en los fundamentos, Pablo Canali, quien agregó que actualmente, el municipio “ha puesto el acento en los procesos de formación y capacitación, a través de la firma de convenios con ONGs y la participación de personal idóneo de los cursos más importantes a nivel mundial en el desarrollo de estas tecnologías”.

“Cerrito es ejemplo en la generación de combustible y energía eléctrica mediante el procesamiento de residuos orgánicos en biodigestores, por lo que ha merecido la visita de científicos, educadores, y de otros desarrolladores con el objeto de tomar conocimiento del avance exitoso en esta materia”, remarcó el legislador.

Qué es el biogás

El biogás es una mezcla de gases, producidos como resultado de la fermentación de materia orgánica en ausencia del aire y la acción de un grupo de microorganismos. En la naturaleza se encuentra gran variedad de residuos orgánicos de los cuales se puede obtener biogás; por ejemplo: residuos vegetales como pajas, pastos, hojas secas; residuos domésticos como restos de comida, yerba, frutas, verduras, etc.; y estiércol de animales domésticos como vacas, cerdos y aves.

La composición de biogás depende del tipo de desecho utilizado y las condiciones en que se procesa. Los principales componentes del biogás son el metano (CH4) y el dióxido de carbono (Co2). El metano, es el principal componente del biogás, y es el gas que le brinda las características combustibles. El metano es un gas incoloro, inodoro, cuya combustión produce una llama azul y productos no contaminantes. Veintiuna veces más activo que el gas carbónico, el biogás contribuye también muy activamente al “efecto invernadero”. También puede servir para producir electricidad con la siguiente equivalencia: 1 metro cúbico de biogás equivale a ½ metro cúbico de gas natural (5 kw/h.).

El biodigestor es un depósito completamente cerrado, donde los residuos mencionados se fermentan sin aire para producir gas metano La elaboración produce también un líquido sobrante que sirve para abono y como alimento para peces y patos. Éste es el sistema se ha desarrollado en la ciudad de Cerrito en múltiples experiencias.

Fuente: Amdigital.