Finalmente el Decreto Supremo 88 (DS88), que modifica el reglamento para Pequeños Medios de Generación Distribuida (PMGD), es decir, proyectos de hasta 9 MW, reingresó a Contraloría –ver la última versión– la semana pasada. Según fuentes oficiales, entre julio y agosto se aprobaría y, a más tardar, en septiembre se publicaría.

Este avance acabaría con la incertidumbre que viene afectando a este mercado, teniendo en cuenta que el Gobierno viene anunciando cambios concretos desde octubre del año pasado y muchos sectores, como las entidades bancarias, se mantenían cautos a financiar emprendimientos hasta tanto no hubiera certezas.

En diálogo con Energía Estratégica, Teresita Vial y Manoel Beyris, flamantes directores de la Asociación Chilena de Energía Solar (ACESOL), advierten que para hacer reflexiones acabadas del DS88 faltará ver cómo se publica y funciona en la práctica; no obstante, analizan el documento que está en revisión.

“Si bien la industria está contenta con que finalmente haya entrado a Contraloría un documento que parece definitivo, y que por lo tanto finalmente será publicado un nuevo reglamento, el cambio en el precio no está bueno para nadie”, introduce Vial.

La directiva de ACESOL explica que la modificación de un esquema de precio estabilizado único a uno de bandas horarias alterará el apetito por nuevos proyectos. Explica que la industria ya se manifestó en contra pero que se ha “resignado” ante la negativa del Gobierno respecto a no continuar con su iniciativa de modificar el precio estabilizado

Para los directivos de ACESOL, el nuevo reglamento producirá estrés en el sector, principalmente en el área financiera, porque el nuevo precio “no solo impacta sobre proyectos futuros sino también (en menor proporción) en emprendimientos que ya están en operación o que están en curso de construcción”.

Beyris opina que es probable que una vez que empiece a regir el nuevo precio estabilizado, se genere una fuerte ralentización para nuevos proyectos PMGD/ PMG.

Considera además que es esperable que las entidades financieras se tomen un tiempo para analizar la nueva tarifa, sus riesgos y definir las nuevas condiciones de financiamiento.

“Cuando entre en aplicación el nuevo precio y los proyectos deban hacer una evaluación para financiarse, no creo que la misma cantidad de proyectos puedan seguir desarrollándose tal como lo venían haciendo”, observa el directivo, y sopesa: “Sólo podrán hacerlo aquellos en zonas muy específicas (con alta radiación en el caso de la solar)”.

No obstante, tanto Vial como Beyris valoran las Disposiciones Transitorias que introdujo el Gobierno en el DS88.

Básicamente destacan que los proyectos que están en operación o en construcción gozarán del precio estabilizado único durante 165 meses (alrededor de 14 años) desde la publicación del DS88. Lo mismo ocurrirá con los proyectos que inicien construcción hasta 18 meses después de publicado el nuevo decreto.

“Esto es muy positivo, ya que inicialmente la fecha iba a ser más apretada”, destaca Beyris.

Libre interpretación

Uno de los puntos en contra que observan los directores de ACESOL es que el nuevo decreto es un tanto laxo en las definiciones, dejando margen a la libre interpretación. Dos aspectos que remarcan son la vigencia de los procesos de conexión y la declaración en construcción de proyectos.

“Quedan dudas sobre el funcionamiento practico de ciertos artículos, y para eso será importante la colaboración entre los actores de desarrollo PMGD, las distribuidoras, el Ministerio de Energía; justamente para usar esos artículos de forma positiva y que se puedan ejecutar los proyectos”, explica Beyris.

Por su parte, Vial indica que “será necesaria una coordinación entre los organismos involucrados como el Coordinador, el Ministerio y la Comisión Nacional de Energía porque hubo normas que fueron creadas con el reglamento antiguo, como la Norma Técnica de Conexión y Operación, y que con la salida del nuevo reglamento podría generar colisión normativa”.

“Va a ser muy importante el trabajo conjunto para la puesta en práctica de estos artículos”, indica Vial.

Fraccionamiento

Otro de los puntos a mejorar en la reglamentación es el de fraccionamientos de proyectos. “Hubo modificaciones en el nuevo decreto que dejan espacios abiertos respecto a la distancia que debe haber entre una central de hasta 9 MW respecto a otra”, observa Vial.

“Con la redacción actual el tema queda muy abierto, sujeto a interpretaciones que pueden ser arbitrarias. Por lo que hemos podido hablar con las empresas nadie está conforme con la modificación de ese artículo”, advierte a directora de ACESOL.

Al respecto, Beyris agrega otro aspecto: “en el borrador inicial estaba contemplada la posibilidad de hacer una consulta previa en etapas más tempranas para saber si la situación iba a ser calificada o no como fraccionamiento”. “Ahora esta instancia se eliminó, agregándole riesgo porque lo peor que puede haber es que la respuesta llegue tarde, cuando el proyecto está desarrollado”, señala.