Por Guido Gubinelli

[email protected]

En esta coyuntura de adjudicación de grandes proyectos de energías renovables, a través del Programa RenovAr, surgen nuevas propuestas para hacer más eficientes y seguros procesos de Operación y Mantenimiento de los emprendimientos que se contruirán.

En ese sentido, José Mustafhá, Director de Ingeniería de Latinoamericana de la Energía, cuenta en entrevista para energiaestrategica.com los trabajos que vienen realizando junto al Grupo Clavijo y el INTI.

¿De qué se tratan los proyectos que están llevando a cabo?

Bueno, con el Grupo Clavijo estamos muy avanzados en la concreción del seguidor  (tracker) nacionalizado. Hemos superado ya la pesquisa de proveedores, estamos haciendo los acuerdos marcos con ellos y todo avanza muy rápido. Creemos poder estar entregando seguidores para el primer trimestre del próximo año.

Con el INTI vamos a realizar tres proyectos enfocados para parques solares.

El primer proyecto es de certificación. Vamos a Certificar el diseño, los materiales y su funcionamiento. De este modo, cuando se coloque un seguidor de Clavijo, habrá certeza que está bien diseñado, con buenos materiales y su funcionamiento garantizado para el tiempo de vida declarado.

Nos agrada el desarrollo de vanguardia, creemos que Argentina tiene exceso de talentos y que esos talentos necesitan proyectos y alguien que los conduzca para llegar a buen destino.

Hemos acordado con el INTI, a través del grupo que conduce Gustavo Gil, llevar adelante esas tareas.

Como segundo proyecto vamos a ser sponsors para el desarrollo de un sistema de inspección de parques solares por imágenes termográficas obtenidas a partir de Drones.

Es una herramienta  muy útil para el mantenimiento de plantas solares de grandes dimensiones.

El tercer proyecto tiene que ver con software. Se trata de un sistema experto que predice la energía que podrán entregar todo el conjunto de plantas de energías renovables al sistema.

Una de las incógnitas que tiene el despacho de energía es el de conocer de antemano cuánto va a generar una planta de energías renovables. El recurso natural no es constante y esa incertidumbre hace que el despacho se torne algo impredecible.

Nuestra idea es obtener a través del sistema experto, que por su condición, conoce la meteorología, la conducta  del parque (actualizado día a día), el comportamiento del SADI, sea capaz de informar al momento, al despachante, el monto de energía que una planta generadora va a estar en condiciones de suministrar. Es un sistema predictivo, de eso se trata.

¿Cómo surgieron las iniciativas?

Observando las necesidades, siempre sumando desde la utilidad.

El sector de las renovables evoluciona rápidamente gracias a su compromiso con el I+D (Investigación y Desarrollo) constante, y en este área es imprescindible la complicidad de las instituciones públicas para su rápida homologación y transmisión del Know How a la industria.

¿Cuáles son las principales características de cada uno de los proyectos?

El primero es afianzar la fabricación del componente nacional.

El segundo es un producto destinado al mantenimiento de muchísima aplicación en la industria fotovoltaica en cualquier parte del mundo. Buscamos que esta experiencia sirva para exportar servicios a otros países.

El tercero es una herramienta poderosa para que el despacho se realice sin sobresaltos y el negocio de las renovables tenga algo más de firmeza y confiabilidad en su entrega, lo que repercutirá en la posibilidad de aumentar los porcentajes de participación de las renovables en la matriz de energía nacional

¿En qué plazos estarán operativos? ¿De qué depende?

Se están armando los grupos de trabajo.

Estimando tiempos, consiguiendo aglutinar el recurso humano pronto: el primero seis meses; el segundo un año; y el tercero de dos años; teniendo en cuenta el proceso de pruebas/error.

Estimamos que va a convocar un número interesante de ingenieros y científicos colaborando con las Renovables en Argentina.