La Secretaría de Energía de México (SENER) recientemente reconoció que el país no alcanzará las metas de generación limpia establecidas en la Ley de Transición Energética y el Acuerdo de París. 

Este dato se vio reflejado en la publicación del Programa para el Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (PRODESEN) 2021-2035, que detalla la planificación anual con un horizonte a quince años y alineado a la política energética en materia de electricidad, y allí se detalla que México llegaría al 31% para 2024, pero la ley establece un mínimo del 35% para dicho año.

Raúl Asís Monforte González – Presidente de AMER

Al respecto, Energía Estratégica se contactó con Raúl Asís Monforte González, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Renovable y Medio Ambiente A.C, quien expuso su visión sobre el tema en cuestión. 

“Es probable que esos pronósticos planteados en el PRODESEN – previamente mencionados- lo único que están mostrando es una realidad que no es posible ocultar”, señaló. 

A lo que apuntó el especialista es que “este gobierno se ha empeñado en entorpecer los proyectos de generación limpia, obstaculizarlos por cuanto medio tienen a su alcance, y eso ya ha enviado señales de incertidumbre a los inversionistas, y han ocasionado un freno al crecimiento que se tenía desde hace algún tiempo”. 

“Posiblemente más que haber alguna intención al reconocerlo, es que no puede ser ocultado, no hay modo de que aplicar políticas equivocadas no se vea reflejado en la realidad”, agregó.

– ¿Qué consecuencias podría acarrear el incumplimiento? – Frente a esta pregunta, y si bien las metas del Acuerdo de París y la NDC (por sus siglas en inglés) son metas voluntarias y no prevén sanciones, el presidente de AMER manifestó que “el país que incumpla, ya tendrá implícita una penalización debido a la pérdida de competitividad”. 

“Hoy en día no hay forma más barata de generar nueva energía que las renovables y limpias, especialmente solar y eólica, por lo que no avanzar en ese sentido implicará tarifas más caras para las industrias de ese país, y por lo tanto será un obstáculo para competir con productos de otros países”, sostuvo. 

Además marcó la posibilidad de “la pérdida de prestigio y buena fama internacional, dado que todos los demás países del mundo, coinciden en que no solamente se deberían de cumplir las metas, sino que éstas deben ser aún más ambiciosas y alcanzarse más rápidamente si queremos un futuro verdaderamente sostenible para la humanidad”. 

Por otro lado, en lo referido al panorama a futuro de la generación distribuida proyectado en el PRODESEN, donde se plantea que la potencia instalada en dicha materia podría alcanzar entre 9.179 MW y 13.869 MW en el Sistema Eléctrico Nacional para el 2035 y que ocuparía entre un 13% y un 19% a partir de dicho año en la participación de la matriz energética del sector residencial y comercial, Raúl Asís Monforte González expresó lo siguiente: 

En la Asociación Mexicana de Energía Renovable y Medio Ambiente AC, creemos que estos escenarios son factibles, pero no solamente eso, queremos que verdaderamente se realicen todas las acciones tendientes a impulsar la GD, para que se alcance o rebase inclusive el pronóstico más optimista”. 

“Es posible, y debemos lograr esa meta, el planeta ya no aguanta más emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), tenemos que parar esto, o nos quedaremos sin futuro”.