La Asociación Mexicana de Hidrógeno (AMH2) dio a conocer a los ganadores de los Premios Hydromex a la Investigación Científica y de Periodismo en Hidrógeno 2022.

En el caso del Premio Hydromex a la Investigación Científica el reconocimiento es para Pablo René Díaz Herrera, por el trabajo en donde se hace una comparación entre la tecnología para la captura de carbono postcombustión y el uso de hidrógeno azul (bH2) y verde (gH2), en centrales de ciclo combinado de gas natural, como estrategias de mitigación de bióxido de carbono (CO2).

El estudio esboza, entre otras cosas, los escenarios en donde, considerando diferentes variables, los hidrógenos azul y verde serían atractivos económicamente y ofrecerían beneficios para el usuario final de energía, en el marco del cumplimiento de las metas de generación de electricidad limpia en el periodo 2020-2050.

Se reconoce, sin embargo, que se requieren cambios en la regulación mexicana para permitir la implementación y el uso de hidrógenos dentro del sector energético mexicano en el corto plazo.

El texto aspira a servir como referencia para los tomadores de decisiones para hacer cambios en el marco regulatorio de la energía limpia en México, a fin de definir nuevos criterios técnicos y administrativos para impulsar la entrada de tecnologías al país, requerimientos de calidad y otros aspectos relacionados con el hidrógeno.

El artículo científico «Theoretical comparison between post-combustion carbon capture technology and the use of blue and green H2 in existing natural gas combined cycles as CO2 mitigation strategies.

A study under the context of mexican clean energy regulation» fue publicado en International Journal of Hydrogen Energy, e incluye como colaboradores a Gabriel Ascanio, Ascención Romero-Martínez, Agustín M. Alcaraz-Calderón y Abigail Gonzalez-Díaz.

En tanto, Juan Carlos Machorro Morales fue anunciado como el ganador del Premio Hydromex de Periodismo en Hidrógeno, por su trabajo titulado «Crecimiento industrial del Bajío; idónea para consumir el hidrógeno verde».

En su trabajo periodístico, publicado en el sitio de Internet periodismoyambiente.com.mx, Machorro señala que la presencia de diversas industrias en varios estados de México y en la zona del Bajío (principalmente Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes y San Luis Potosí) ofrece la posibilidad de que el llamado hidrógeno verde se convierta en el energético para parques industriales.

«La región del Bajío de México, que goza de una ubicación geográfica favorable y un gran potencial renovable tanto solar como eólico para obtener hidrógeno verde, puede posicionarse como un líder en instalación y futura exportación hacia Europa, Asia y Estados Unidos», destaca.

En su reportaje, Machorro recuerda que «el hidrógeno verde es un combustible producido mediante la electrólisis del agua, la cual se logra a través de electricidad proveniente de fuentes renovables como la solar y la eólica. «Una de sus ventajas es que no genera gases de efecto invernadero durante la combustión ni en el proceso de producción.

El hidrógeno verde tiene diferentes usos que podría aprovechar América Latina. Por ejemplo, sirve como combustible para los procesos de refinación, químicos y metalúrgicos». Cabe recordar que el hidrógeno azul se obtiene a partir de combustibles fósiles, pero sin liberación de dióxido de carbono (CO2), pues es captado y reutilizado o almacenado.