Sin lugar a dudas, el sector energético es uno de los más estratégicos en la administración de Andrés Manuel López Obrador. Allí, se espera que se destinen unos 50 mil millones de dólares para proyectos en los rubros de hidrocarburos y electricidad. Fundamentalmente, por el interés en apoyar el crecimiento de las empresas estatales: Petróleos Mexicanos (PEMEX) y Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Ahora bien, ¿los proyectos de generación a partir de energías renovables están contemplados dentro del plan de desarrollo de este año?

No hay precisiones aún de los proyectos «verdes» que aspira incorporar el Gobierno federal durante este sexenio. Aunque, ya se trabaja la idea de repotenciar y modernizar hidroeléctricas de gran porte, aún no se indican los emprendimientos de energías renovables no convencionales que se vayan a incentivar.

La ley de transición energética, aprobada en octubre de 2015, indica que, para cumplir el compromiso asumido internacionalmente, México debe generar el 35% de su energía a través de fuentes limpias hacia 2024. El país aún no ha alcanzado esa cifra.

De acuerdo a información del Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), el despacho eólico, fotovoltaico y geotérmico en el Mercado del Día en Adelanto (MDA) para la tercer semana del año alcanzó el 4.85%.

Es sabido que por su cualidad de fuentes variables, las máximas autoridades de CFE y SENER estarían aplazando incorporar más eólica y solar en su planificación energética.

En referencia a pasos de la negociación entre Alfonso Romo, jefe de la oficina de la Presidencia, y Rocío Nahle, secretaria de Energía, Mario Maldonado aseguró en El Universal que «no habrá proyectos para reabrir las rondas de hidrocarburos ni las subastas eléctricas».

Y es que Nahle ha sostenido, en referencia a las subastas de energía eléctrica a largo plazo, que la suspensión de la cuarta edición no sólo se debió a la necesidad de evaluación y consultas previas que al no terminar por justificar su conveniencia, devino en la cancelación.

Habiendo transcurrido el primer año de gestión, indicó que no instruirá al CENACE, operador del Sistema Eléctrico Nacional y administrador del Mercado Eléctrico Mayorista en México, a retomar las subastas eléctricas hasta que se manifieste un avance significativo de los proyectos adjudicados por la administración anterior.

Gran desafío tendrán los empresarios que militan la incorporación de energías renovables en la matriz energética mexicana, para que se incluyan nuevos emprendimientos eólicos y solares como parte del plan de proyectos de participación público privada durante este sexenio. Un momento clave, será el viernes 31 de enero en el Palacio Nacional donde el presidente y miembros de su gabinete pondrán a consideración las inversiones que apalancarán a partir de este año.

México asignó más $85 mil millones para continuar su plan de transición energética y mitigación de efectos de cambio climático